Los ejemplares aparecieron varados en las redes de pesca de tres embarcaciones y se encuentran en buenas condiciones, aunque una de ellas presenta un estado de salud más delicado, ya que entró con síntomas de hipotermia.

Cabe recordar que estos animales son muy resistentes y más del 94% de las tortugas que los pescadores entregan a la Conselleria de Medio Ambiente son recuperadas y devueltas al mar.

Las cofradías de pescadores de la Comunitat colaboran desde hace unos años con la Conselleria, ya que son los que más posibilidades tienen de encontrar ejemplares varados de esta especie, por lo que su ayuda resulta fundamental para salvar la vida a estos animales. Desde que se inició la colaboración, decenas de tortugas han sido recogidas, recuperadas y devueltas al mar.

Las tortugas marinas se enfrentan a una serie de amenazas que hacen peligrar su supervivencia, como la ingestión de anzuelos, de plásticos o en enmallamientos en artes de pesca.

Cómo actuar ante un animal herido

Cuando los pescadores encuentren un animal herido, pueden ponerse en contacto con la Generalitat a través del teléfono del Centro de Coordinación de Emergencias, 112, o llamando al Centro de Recuperación de Fauna El Saler.

El personal de estos centros aconseja a los pescadores sobre como manejar la tortuga y contactarán con ellos en el puerto para recogerla, para lo cual se ha establecido un protocolo de actuación.

Una vez recogida la tortuga, la Conselleria de Medio Ambiente, la Universitat de València y l´Oceanogràfic, trabajarán conjuntamente para recuperarla y devolverla a su medio natural

Paralelamente a esta campaña, a finales de 2007 se inauguró el Arca del Mar, Área de Recuperación y Conservación de Animales del mar, ubicado en el Oceanogràfic de Valencia, como una ampliación de las instalaciones del Centro de Recuperación de Fauna de El Saler.

Este centro nace de la colaboración entre la Conselleria y el Oceanogràfic a partir de la necesidad de ampliar las instalaciones para acoger las tortugas capturadas accidentalmente por los pescadores. Se trata del centro de recuperación de tortugas más grande de España y uno de los más grandes de Europa.

El centro cuenta con una zona con 7 tanques (de 10.000, 5.000 y 4.000 litros) donde las tortugas pasan los primeros días de su recuperación. El personal de la Conselleria y el equipo de veterinarios del Oceanográfico pueden controlar los ejemplares después de una operación, herida, o cualquier contratiempo que hayan sufrido. Una vez las tortugas empiezan a recuperarse satisfactoriamente son trasladadas en una piscina exterior de la que pasan al túnel de los océanos, el cual funciona como sala de musculación y área de interrelación con otras especies.

De este forma, desde que el Centro de Recuperación de Fauna la Granja de El Saler trabaja con tortugas marinas heridas y varadas, han sido acogidos más de 200 ejemplares de los que el 90% han sido devueltos de nuevo a nuestro mar Mediterráneo ya recuperados.

Una especie amenazada de extinción

Las tortugas marinas pertenecen a uno de los grupos animales más espectaculares y emblemáticos de nuestro Mediterráneo. Aparecieron en el Planeta hace unos 110 millones de años, pero en los últimos 50 años han pasado de ser comunes a estar al borde de la extinción, todo ello debido a la acción del hombre.

Aun así, en el Mediterráneo todavía podemos disfrutar de la presencia de estos animales que están protegidos por leyes europeas, españolas y valencianas, concretamente en el Mediterráneo podemos encontrarnos con tres especies de tortugas, la tortuga boba, la tortuga laúd y la tortuga verde. La más abundante es la tortuga boba que represente el 99% de las capturas accidentales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de