La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha valorado la limpieza del pantano de Tibi como una tarea difícil y compleja, al tratarse de una presa comarcal. A pesar de esta situación, el órgano de cuenca muestra su voluntad de solucionar en parte el problema, incluyéndolo en dentro del plan de actuaciones que llevan a cabo en humedales, tal y como le manifestaron la semana pasada al presidente de la comunidad de regantes en el transcurso de una reunión que mantuvieron.

La dificultad del proceso, en el que según la CHJ también debe de participar la Consellería de Medio Ambiente, se plantea tanto desde el punto de vista de la seguridad como del de la titularidad, que obliga a llevar a cabo un estudio de viabilidad y de seguridad ambiental, cuya normativa actual es muy rígida. Desde la comunidad de regantes, su presidente Álvaro Montón últimamente se muestra dispuesto a ceder la propiedad del pantano.El problema medioambiental más preocupante lo plantea la eliminación de los lodos, que exige un complicado proceso que pasa en primer lugar por desviar el agua embalsada para evitar su contaminación al mover el barro acumulado. Este proceso se tiene que efectuar con mucha precaución para evitar una catástrofe ambiental, ya que la eliminación de los lodos presenta también graves problemas técnicos referentes a dónde o cómo se destruyen.

También incidieron en la seguridad física de la presa que pueda presentar el embalse, cuya normativa actual es muy rígida. A pesar de lo difícil y complejo de la tarea, la CHJ, muestra su voluntad de solucionar en parte el problema, tal y como le manifestaron al presidente de la comunidad de regantes "Sindicato de Riegos de la Huerta de Alicante", incluyéndolo en actuaciones medioambientales que llevan a cabo como humedales.

Como ejemplo, destacan actuaciones que están llevando a cabo otras presas históricas, como el pantano de Elche. Los requisitos para este tipo de actuaciones son diferentes según se trate de una pieza histórica o si está destinada al riego. En este último caso los requisitos de seguridad son muy rígidos. Con relación a la titularidad, desde la Confederación Hidrográfica del Júcar recuerdan que el Estado no puede invertir en bienes de naturaleza privada, por lo que sería necesario encontrar una formula, tal y como se ha hecho con el pantano de Elche, para ceder la propiedad a una institución pública, como podría ser el Ayuntamiento.

Hay que recordar que las últimas lluvias han llenado totalmente el pantano de Tibi, cuy caudal está rebosando en los últimos días por la presa a un ritmo de 50 litros por segundo.

Grave deterioro del conjunto

Hace dos años el presidente de la comunidad de regantes Álvaro Montón, y el alcalde de Tibi Jesús Ferrara se entrevistaron en Madrid, acompañados por la diputada Juana Serna, con el secretario de estado de Medio Ambiente. El objetivo de esta visita: conseguir medios económicos para limpiar el embalse y poder usar el agua en el riego de la Huerta de Alicante, así como rehabilitar el conjunto para el uso patrimonial y cultural.

También informaron del lamentable estado que presentaba el túnel por el que se eliminaban los lodos, situado en la parte baja de la pared al no utilizarse desde el año 1.974 cuando los bomberos abrieron por última vez la compuerta. Asimismo, llamaron la atención sobre el abandono patrimonial y la falta de medidas de seguridad existentes en la parte alta de la pared, que no cuenta con ningún tipo de quitamiedos o protección que impida la caída al vacío o al agua, en una zona a la que puede acceder cualquier persona. Especialmente preocupante es el estado de la parde, que está poblada de arbustos, cuyas raíces van abriendo la sillería.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de