Por Alicia Ruiz de la Sierra

redaccion@ambientum.com

Ayer se colocó la primera piedra de la ampliación y adecuación de la instalación desalinizadora de agua de mar de Ceuta, en la planta de Benzú. 

El objetivo de este proyecto es garantizar el suministro con recursos propios de Ceuta, una ciudad con 76.000 habitantes empadronados y a los que cada día se suman 30.000 visitantes de Marruecos. La desalinizadora aporta la mayor parte de litros a la población y supone "la única fuente segura de suministro". 

Más de 10.000 metros cúbicos de agua diaria

Por un lado, se ampliará la instalación para que su capacidad llegue a 10.000 m3 de agua diaria.  Por otro, se construirá un nuevo bastidor con cabida para 8.800 m3.

El Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino ha destinado más de 15 millones y medio de euros para estas obras, en las que incluyen la estación de bombeo del agua para su envío a la Estación de Tratamiento de Agua Potable, el equipamiento para el tratamiento de los vertidos generados y la ampliación y adecuación de las obras necesarias para el vertido al mar del rechazo de la osmosis inversa, así como del resto de efluentes producidos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de