Alternativa para el almacenamiento de energía

La tecnología de bombeo en centrales hidroeléctricas se ha consolidado como la mejor alternativa para el almacenamiento de energía, con un rendimiento muy superior a las baterías más eficientes del mercado, que tienen todavía un amplio desarrollo técnico por delante para convertirse en una realidad eficaz de cara al futuro.

Iberdrola lidera esta tecnología de generación eléctrica, con una potencia instalada y en construcción de 4.512 megavatios. Esto incluye la capacidad operativa que ya tiene la empresa en España (3.192 MW) y Reino Unido (440 MW), así como los 880 MW que entrarán en funcionamiento en Portugal en los próximos años, cuando finalice la puesta en marcha del complejo hidroeléctrico del Alto Támega. 

La capacidad potencial de producción de la potencia con la que cuenta Iberdrola, que incluye tanto bombeo puro como bombeo mixto, es del orden de 5.000 gigavatios hora (GWh), equivalente al consumo de más de 1,5 millones de hogares españoles durante todo un año. Para replicar esta capacidad de almacenamiento se necesitarían aproximadamente 500 millones de baterías domésticas de 10 kilovatios hora (kWh).Asimismo, el coste actual de desarrollo de una central de bombeo es cuatro veces menor que el de las baterías más eficientes.

En España, la compañía cuenta con la mayor instalación de estas características de Europa: el complejo de Cortes-La Muela, en Valencia. Esta planta consta de sietegrupos reversibles que permiten sumar una potencia de turbinación de 1.511 MW (1.390 MW en bombeo), que aprovechan el desnivel de más de 500 metros que existe entre el depósito superior y el embalse de Cortes de Pallás para generar energía.

Una energía renovable y autóctona

La energía hidroeléctrica, que se produce a partir del agua y el desnivel de los ríos de manera renovable, limpia y autóctona, se ha adaptado a lo largo de los últimos 100 años al papel asignado en la cobertura de la demanda del sistema eléctrico español, evolucionando desde una energía de base a una energía de punta para ajustarse siempre a los requisitos de flexibilidad y seguridad de suministro requeridos. 

El fuerte desarrollo de otras fuentes de producción de electricidad como la eólica o la solar, caracterizadas por un funcionamiento menos predecible, ha configurado un nuevo mix energético en el que las energías de respaldo tienen un peso muy importante en el sistema eléctrico.

En este contexto, las centrales hidroeléctricas, especialmente las de bombeo, son un instrumento imprescindible para la correcta integración de las tecnologías de generación intermitente, dada su capacidad de almacenamiento y su gran flexibilidad para aportar energía al sistema con rapidez.

 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de