"Existen pruebas sustanciales de que el enverdecimiento de las economías no obstaculiza la creación de riqueza ni de oportunidades, y son muchos los sectores verdes que ofrecen oportunidades notables de inversión y de crecimiento en términos de riqueza y puestos de trabajo. Las previsiones indican que el mercado verde global se va a multiplicar por 3 en la próxima década", afirmó la Consejera vasca de Medio Ambiente.
 
La jornada, organizada conjuntamente por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, la Sociedad Pública Ihobe y el Cluster Asociación de Industrias del Medio Ambiente de Euskadi, ACLIMA, ha perseguido analizar las perspectivas de expansión de los mercados y empleos verdes en la Comunidad Autónoma del País Vasco. En el transcurso de la misma se han presentado las conclusiones del estudio "Mercados y empleos 2010. El papel de la industria vasca hacia una economía sostenible" elaborado por la Sociedad de Gestión Ambiental Ihobe.
 
El estudio presentado por Fernando Barrenechea, Director General de Ihobe, destaca el posicionamiento industrial, la apuesta por la competitividad y la base tecnológica como las fortalezas que definen y posicionan positivamente al sector empresarial vasco en los mercados verdes emergentes. Asimismo, Barrenechea ha identificado las energías renovables, la gestión y tratamiento de residuos, y el tratamiento y depuración de aguas residuales, como "los sectores de actividad que abarcan el mayor número de empleos verdes en la Comunidad Autónoma del País Vasco, con un 25,4%, 23,8% y 12,6% respectivamente".
 
De cara al año 2020, en la estimación del empleo verde en el País Vasco destaca el sector de energías renovables, 7.000 empleos; la edificación sostenible, 1.600 empleos; y los equipos eficientes industriales con 1.250 empleos.
 
Para lograr un posicionamiento del tejido productivo vasco en los mercados verdes emergentes, el estudio propone una serie de pasos clave a seguir por el sector privado y por el sector público para consolidar la creación de un mercado verde en el País Vasco.
 
Así se propone que desde el sector privado se impulsen las capacidades de los trabajadores pertenecientes a las empresas verdes, se realicen inversiones en proyectos pilotos con alianzas estratégicas, o se fortalezca la internacionalización de productos verdes avanzados.
 
Por su parte la administración pública deberá centrar sus esfuerzos en la protección de ecosistemas o "capital natural", en el fomento de tecnologías limpias y eficientes y de sistemas de energía renovables, en el desarrollo de productos y servicios relacionados con la biodiversidad, así como la promoción de "ciudades verdes" en el campo del medio ambiente urbano, entre otros.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de