Durante su intervención Hernández señaló que “España no puede permitirse el lujo de no apostar por las renovables”. Y destacó que se trata de un sector que “contribuye a la modernización del modelo productivo español” con su liderazgo tecnológico, innovación, contratación de mano de obra cualificada y competitividad, por lo que “el apoyo público no le va a faltar”.

José Donoso, Presidente de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), afirmó que “la energía eólica no es la responsable del déficit de tarifa, y tampoco puede ser la solución”. Donoso, que inauguró la Convención Eólica, que se celebrará hasta hoy, señaló que las primas a la energía eólica no son directamente responsables del déficit de tarifa.

Las primas sólo son imputables al déficit cuando se produce un desvío entre lo que prevé el Gobierno que cuesten y su coste real. “En el caso de la energía eólica, en 2009 este desvío fue del 5% del déficit de tarifa total”, explicó Donoso.
El Presidente de la AEE insistió también en que la eólica no es cara: en los últimos cinco años, el coste de la eólica para un hogar medio español ha sido de 1,3 euros al mes. “Además, en 2009, cada gran consumidor industrial se ahorró 160.000 euros gracias a la eólica”, dijo.

Recordó que las primas a la eólica sumarían en los próximos veinte años, si se mantuviesen a los niveles actuales, 28.000 millones, frente a los 50.000 millones que costaría producir la misma electricidad con gas, contabilizando el precio de comprar este combustible fósil y los derechos de emisión de CO2.

Un nuevo marco regulador

El Presidente de AEE se refirió a las negociaciones con el Gobierno sobre el nuevo marco regulatorio del sector y pidió que no se rompa la confianza entre regulador y regulado, lo que se consigue manteniendo “la legalidad vigente” y “garantizando la rentabilidad razonable de los proyectos”. “Si la legislación ha funcionado bien, no debe tirarse a la basura”, añadió.

En este sentido, se pronunciaron varios de los ponentes que intervinieron a continuación. Miguel Antoñanzas, Presidente de E.ON, aseguró que “necesitamos un marco regulatorio con unas reglas del juego equitativas” que respeten “los mecanismos de retribución sin retroactividad”.

Carmen Becerril, Presidente de Acciona Energía, profundizó en el asunto al afirmar que “el concepto de seguridad jurídica debe ser respetado”. Y recordó que la eólica, gracias a su madurez técnica, “aporta más al sistema de lo que le cuesta”.

Miguel Picardo, VP General Manager de Vestas, que señaló que el sector está avanzando en sus negociaciones con el Gobierno y “espera alcanzar pronto un punto de acuerdo”.

Fernando Ferrando, Director General de Energías Renovables de Endesa, defendió un “modelo retributivo que tenga en cuenta la madurez de cada tecnología” y “una solución en que todo el sector energético soporte el coste que le corresponda de las energías renovables”. En este sentido, puso como ejemplo la posibilidad de poner en marcha “una tasa a los hidrocarburos que se trasladaría a la tarifa eléctrica para repartir el esfuerzo en el desarrollo de las renovables”.

Manuel Fernández Álvarez, Presidente de Eufer, señaló que “todos tenemos que contribuir para que la eólica sea rentable a largo plazo”. Añadió que “el esfuerzo debe ser de todos para conseguir la sostenibilidad del sistema a largo plazo”.

Por último, Pedro Mejía, Presidente de OMEL, insistió en que “son necesarias las herramientas adecuadas para conseguir los incentivos a la inversión”. Añadió que “es necesario buscar un sistema sostenible que garantice nueva potencia”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de