Esta Ley representa un nuevo marco general que define los objetivos y la función social de la conservación del patrimonio natural y los derechos y deberes de la ciudadanía, y pretende reforzar las políticas y las acciones a favor de la biodiversidad en todos los ámbitos y en todos los sectores de la sociedad. 

Las autoridades catalanas aseguran que es necesario elaborar una ley propia debido a que la diversidad biológica y el conjunto del patrimonio natural es extraordinariamente relevante en Cataluña, con una riqueza de especies y de hábitats superior en muchos países europeos de mayor superficie, y con un territorio que mantiene en un 65% de su superficie un alto grado de naturalidad.

Y en un comunicado aseguraron que el marco legal, en cambio, en temas de biodiversidad y patrimonio natural era hasta ahora disperso y poco actualizado. Por ello, era necesario hacer una reforma legal que incorporara toda la legislación comunitaria de protección de la biodiversidad y la legislación española aprobada recientemente. También era imprescindible incorporar conceptos hasta ahora inexistentes en nuestro marco normativo como el patrimonio geológico, la conectividad ecológica, la conservación de los hábitats amenazados, la custodia del territorio o la fiscalidad favorable a la conservación. La aprobación de esta nueva Ley es un paso decisivo en el compromiso de Cataluña con la conservación del capital natural del planeta.
 
Aspectos generales de la Ley
 
La nueva Ley crea una serie de nuevos instrumentos que permitirán mejorar la conservación del patrimonio natural de Cataluña, entre los que destacan los Planes de ordenación de los recursos naturales, el Plan de conectividad ecológica de Cataluña, y la fijación de criterios sobre el patrimonio natural en los procedimientos de evaluación ambiental.
 
Para proteger las especies la Ley se basará en la lista de especies protegidas y el nuevo Catálogo de especies amenazadas de Cataluña que en estos momentos está en exposición pública. También se incorporarán normativas como la de árboles monumentales con el criterio de integrar en un solo texto legal toda la normativa dispersa en materia de conservación. Además, y como novedad se adoptan un conjunto de instrumentos para hacer frente a la problemática de las especies invasoras, como la creación del Catálogo de especies exóticas invasoras, Y un Catálogo de hábitats amenazados, Otorgándoles un régimen propio de conservación y protección.

Finalmente, se incorpora la conservación del patrimonio geológico en el conjunto de la Ley se establecen también medidas específicas para garantizar su protección mediante el Inventario de espacios de interés geológico, y la lista de rocas y minerales protegidos.
 
La nueva Ley considera que los espacios naturales protegidos siguen siendo la columna vertebral de la política pública de protección del patrimonio natural en Cataluña, pero introduce varias novedades al marco legal vigente. Establece lo que se llama un Sistema de espacios naturales protegidos de Cataluña, Que integra todas las categorías de espacios naturales dispersas y se modificarán algunas figuras de protección como los Parajes Nacionales de Interés Natural (PNIN) que había que actualizar.

El Plan de Espacios de Interés Natural (PEIN) sigue siendo el instrumento de planificación global que vertebra el Sistema, con carácter de plan territorial sectorial. La Ley define categorías de protección especial como son la reserva natural, la reserva natural integral, el parque nacional, el parque natural, el monumento, el área marina protegida, que incluyen también las categorías establecidas por instrumentos internacionales como las zonas húmedas de importancia internacional incluidos en la lista de Ramsar, zonas especialmente protegidas de importancia para el Mediterráneo, y los espacios de la Red Natura 2000 (Zonas especiales de conservación y zonas de especial protección para las aves). Los parques naturales y nacionales conforman lo que se llama la Red de Parques de Cataluña, Para reforzar sus funciones específicas en el marco del Sistema.
 
 
La participación social y el conocimiento popular 
La Ley reconoce la custodia del territorio como fórmula para implicar a las personas propietarias y usuarias del territorio en la conservación de los valores y los recursos naturales, culturales y paisajísticos. También están previstos en la Ley diversos mecanismos de participación pública.
 
Para poder formular políticas sólidas la Ley otorga gran importancia al conocimiento de la biodiversidad y el patrimonio natural. Además, otro aspecto innovador de la Ley es la previsión de inventariar los conocimientos tradicionales relativos a la biodiversidad y establecer medidas de protección. Un ejemplo de ello podrían ser las propiedades de las plantas medicinales.
 
La Ley establece la obligatoriedad de su mantenimiento global, prevé la evaluación periódica de su estado siguiendo las pautas de las evaluaciones que realiza la Organización de las Naciones Unidas en esta materia, y establece hacer públicos los resultados.

Fondo de Conservación del Patrimonio Natural

A partir de la Ley se crean incentivos para conservar la biodiversidad a través de diversos mecanismos, como el establecimiento de ayudas técnicas y financieras para fincas, especialmente las situadas en los espacios naturales protegidos, y las que han suscrito acuerdos de custodia del territorio. Hasta ahora, esto ya se hacía a iniciativa del Departamento de Medio Ambiente y Vivienda, pero no estaba regulado por ninguna ley.

La mejora de la financiación de las políticas de conservación se aborda con la creación del Fondo de Conservación del Patrimonio Natural que se nutre de los recursos que provienen de las partidas asignadas a través de los presupuestos de la Generalitat, de aportaciones de fondos de otras administraciones y de personas físicas o jurídicas, de la parte que corresponde a la Generalitat de la asignación tributaria del IRPF a las actividades relacionadas con la defensa del medio natural y la biodiversidad y de fondos comunitarios dirigidos a la conservación del patrimonio natural.

Además, incorpora la posibilidad de crear sistemas de pago por servicios ambientales para contribuir a mantener las actividades beneficiosas para la conservación del patrimonio natural. De esta manera, se reconoce la importancia de los servicios que prestan los ecosistemas al bienestar humano, como valor inmaterial e intangible del patrimonio natural, y al mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales.
 
El anuncio de información pública del anteproyecto de Ley de la biodiversidad y el patrimonio natural se ha publicado en el Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya y estará 15 días en exposición pública. Una vez recibidas las alegaciones, se estudiarán y se redactará un nuevo documento que deberá continuar su tramitación para la aprobación del Gobierno. Está previsto que el Gobierno dé luz verde a la Ley el mes de julio.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de