Esta normativa, que se centra en el Real Decreto 837/2002 (transposición de la Directiva 1999/94/CE), establece que los impresos de promoción, los anuncios y los carteles de automóviles deberán incluir los datos sobre consumo de combustible y emisiones de CO2, de forma que sea “al menos tan visible como la información principal” y “fácilmente comprensible, incluso tras una lectura superficial”.

En mayo de 2008, Ecologistas en Acción junto con la Unión de Consumidores de España (UCE) enviaron cartas  y presentaron denuncias a los principales fabricantes de autos. Es por ello que la actuación de la CE ha sido celebrada por los grupos ecologistas que aseguran haber presionado a la industria automovilística para que informase correctamente de las emisiones de CO2 de los coches.

A pesar de todo, después de casi dos años, la organización ecologista asegura que la información relativa a emisiones de CO2 de los automóviles “continua incluyéndose en un tamaño de letra minúsculo o en un formato casi ilegible que imposibilita que el consumidor esté bien informado y se cumpla el objeto por el que se aprobó el Real Decreto”.
Lo que defienden los ecologistas es que los consumidores concienciados “puedan comparar de manera objetiva y elegir libremente los vehículos que menos contribuyan a incrementar las emisiones de CO2”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de