Tras el enorme éxito de su homónimo documental The story of stuff (La historia de las cosas), visto por más de 12 millones de personas en todo el mundo, la experta en desarrollo sostenible internacional y salud ambiental expone con un lenguaje cercano y asequible una argumentación sólida y minuciosa donde relata sus investigaciones en  basureros, minas, fábricas e instituciones de diferentes países del mundo y presenta un análisis contundente y preciso sobre la verdadera historia que existe detrás de nuestras cosas y el sistema económico que les da vida.

Vivimos en un mundo altamente consumista. Estamos inmersos en el gigantesco mecanismo de la Economía de los materiales. Conforme crece nuestra sociedad, vamos acabando con los finitos recursos naturales de la Tierra. En una realidad donde las grandes empresas son más poderosas que los Gobiernos, las ganancias económicas son las que mandan, por encima de los intereses medioambientales. Sólo en las últimas tres décadas, un tercio de los recursos del Planeta han sido utilizados. Estamos usando más de lo que nos corresponde. Cada vez consumimos de un modo más irresponsable e innecesario, habiéndonos creado una falsa necesidad o dependencia hacia cosas que realmente no necesitamos. Para afrontar el gasto por la adquisición de estas cosas, nos vemos obligados a aumentar nuestros ingresos para seguir consumiendo y, para ello, cada vez trabajamos más y tenemos menos tiempo libre. Cada vez somos menos felices.

Nuestros sistemas de producción están invadidos por elementos tóxicos que se añaden a la cadena alimenticia. Y el problema está en la base de la pirámide. Sólo reduciendo estas sustancias tóxicas de inicio, conseguiremos reducirlas al final de la cadena. Pero no parece estar en la agenda de los grandes dirigentes mundiales acometer dicho descenso.

Aún hay esperanzas

La autora de Seattle, no obstante, nos muestra que aún hay sitio para el optimismo. Leonard realiza una doble apelación para modificar el funcionamiento del sistema: al compromiso y a la participación de los ciudadanos y a las acciones de los gobiernos y de las empresas.

La Historia de las cosas estimula a reflexionar  sobre nuestros hábitos y la consecuencia de nuestras acciones sobre el planeta Tierra. Nos incita a formularnos preguntas sobre todo aquello que usamos y sobre los efectos que tienen estas cosas sobre la naturaleza. Una obra imprescindible para todos aquellos que quieren ir más allá del velo de la desinformación dirigida y para los que piensan que el cambio todavía es posible.  



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de