Con el fin de dar transparencia y facilitar el análisis de sus resultados, adicionalmente a los estados financieros elaborados de acuerdo con NIIF, Repsol ha decidido presentar también sus principales magnitudes excluyendo la aportación de las actividades de YPF y Repsol YPF Gas durante el período, tras la ilegal expropiación por parte del gobierno argentino del 51% de su participación en YPF, decretada el 16 de abril. 

Este resultado se debe en parte a que Repsol cosechó varios éxitos exploratorios, entre los que destaca el descubrimiento de Pao de Açúcar en Brasil, uno de los tres mayores descubrimientos de hidrocarburos del mundo en 2012. Los resultados del Upstream aumentaron un 33,5%, por la mayor producción en el Golfo de México, la normalización de las actividades en Libia y la favorable evolución de los precios de la cesta de crudos de la compañía. 

Beneficio de 643 millones de euros

Repsol alcanzó en el primer trimestre del año un beneficio neto de 643 millones de euros, un 12,4% más que los 572 millones de euros registrados en el mismo periodo del ejercicio anterior. Incluyendo las actividades de YPF, el resultado neto del trimestre ascendió a 792 millones de euros, con una mejora del 3,5% frente a los 765 millones de euros del mismo período del año anterior.

El crecimiento de los resultados se debió, fundamentalmente, a la mejora de los precios de realización del crudo y del gas de Repsol, con incrementos del 15,5% y 12,1% respectivamente, la práctica normalización de la actividad en Libia y a los mayores resultados de la división de gas natural licuado (GNL).

El resultado de explotación de Repsol durante los tres primeros meses del año aumentó un 8,7% hasta situarse en 1.330 millones de euros frente a los 1.223 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior.

La gestión del negocio permitió aumentar un 33,5% el resultado de explotación del Upstream, y un 37,4% el resultado de la división de GNL. Por su parte, el resultado de explotación del Downstream, con un descenso del 24,6%, se vio directamente afectado por la crisis económica, que impactó en los negocios de Química, GLP y Marketing. El incremento en el volumen destilado en el Refino de España y la mayor optimización de la producción compensaron parcialmente ese impacto.

La deuda financiera neta del Grupo Repsol, excluyendo Gas Natural Fenosa e YPF, se situó en 4.174 millones de euros al final del trimestre, lo que supone una reducción de 662 millones de euros respecto a la deuda neta a cierre de 2011, siendo destacable el alto EBITDA generado en el periodo, ex YPF, que alcanzó los 1.926 millones de euros, un 10,5% superior a los 1.743 millones de euros del primer trimestre del ejercicio 2011.

Adicionalmente, hay que señalar la colocación en enero de 2012 entre inversores profesionales y cualificados de acciones representativas de un 5% del capital social que Repsol tenía como autocartera, por un importe de 1.364 millones de euros. En el primer trimestre se realizó asimismo el pago del dividendo a cuenta del ejercicio 2011, por un importe de 635 millones de euros.

Repsol mantiene una sólida posición financiera y una liquidez suficiente para cubrir 3,5 veces sus vencimientos de deuda a corto plazo. El ratio de deuda neta sobre capital empleado, excluyendo Gas Natural Fenosa e YPF, fue del 12,8% al final del periodo, el 22,1% considerando las acciones preferentes.

Upstream Vector de crecimiento

El resultado de explotación del área de Upstream al final del primer trimestre de 2012 ascendió a 654 millones de euros, un 33,5% más que en el mismo trimestre del ejercicio anterior. Este aumento se explica  fundamentalmente por los mayores precios de realización del crudo y del gas, y por la mayor producción de líquidos en Libia y Shenzi (Estados Unidos).

Es destacable el aumento del precio de realización del gas de Repsol en un 12,1%, a pesar del fuerte descenso de la cotización internacional del Henry Hub, que fue de un 33,4% en el período. Igualmente, los precios de la cesta de crudo de Repsol aumentaron un 15,5%, más que el incremento experimentado en el trimestre por los precios internacionales de los crudos de referencia, que fue del 12,5% en el caso del Brent y del 8,9% en el del WTI. Este crecimiento de los precios de realización de Repsol tuvo un impacto positivo en el resultado de 106 millones de euros, netos del efecto de regalías.

La producción de hidrocarburos en el trimestre alcanzó los 323.297 barriles equivalentes de petróleo al día, similar a la del mismo periodo de 2011. En Libia la producción aumentó un 33% hasta situarse al 90% de los niveles de producción previos al conflicto bélico registrado en 2011.

También se incrementó la producción en Shenzi (Estados Unidos) tras el levantamiento de la moratoria de perforación, correspondiendo a Repsol una producción neta en el trimestre de 30.426 barriles equivalentes de petróleo al día. En Trinidad y Tobago se produjo un 9% menos debido fundamentalmente a labores de mantenimiento y a la parada programada para mejora de las instalaciones.

Repsol anunció en febrero el descubrimiento de petróleo Pão de Açúcar, en aguas profundas de la Cuenca de Campos (Brasil), uno de los tres mayores realizados en el mundo en 2012. El pozo encontró dos acumulaciones de hidrocarburos con una altura total de 500 metros, una de las más altas conocidas hasta ahora en Brasil y, según las primeras evaluaciones, contiene un gran potencial de recursos de alta calidad con unas tasas excelentes de flujo de petróleo. 

En Alaska, Repsol finalizó la campaña con la perforación de dos pozos Kachemach y Qugruk, cuyos primeros datos se están evaluando. La compañía tiene previsto continuar con la definición de los campos en el área durante la campaña de perforaciones del próximo invierno.

También en el mes de febrero Repsol comenzó a incorporar producción y reservas de hidrocarburos no-convencionales desde el yacimiento Mississippian Lime, en Estados Unidos, en línea con lo previsto. 

Repsol está realizando actualmente la perforación de cuatro pozos exploratorios, uno en el brasileño bloque de Santos 44 (Itaborai), uno en Bolivia (Sararenda), uno en Guyana (Jaguar) y uno en Cuba (Jagüey).

Las inversiones de explotación en el área de Upstream fueron de 610 millones de euros, un 39,9% más que en los tres primeros meses de 2011. Las inversiones en desarrollo se realizaron fundamentalmente en Estados Unidos, Trinidad y Tobago, Venezuela, Brasil y Bolivia. Las inversiones en exploración se destinaron principalmente a Estados Unidos, Brasil, Cuba y Sierra Leona.

Durante este año se ha completado y puesto en marcha la Fase I del proyecto Margarita Huacaya en Bolivia, que ha ampliado la capacidad de procesamiento de gas hasta los 9 millones de metros cúbicos diarios. El proyecto contempla una segunda Fase que permitirá aumentar la capacidad de procesamiento de gas hasta los 15 millones de metros cúbicos diarios a principios de 2014. Repsol opera en consorcio este proyecto, con una participación del 37,5%. BG Bolivia Corporation posee otro 37,5% y PAE E&P Bolivia Limited el 25% restante.

El resultado de explotación de la división de GNL en el primer trimestre del año ascendió a 158 millones de euros frente a los 115 del mismo periodo del año anterior, con una mejora del 37,4%, debida fundamentalmente a los mayores márgenes de comercialización del GNL.

Las refinerías de Cartagena

La entrada en operación de las ampliaciones de las refinerías de Cartagena, ya a pleno rendimiento, y Bilbao, supusieron un aumento significativo del volumen destilado en España, si bien no compensó en su totalidad el efecto negativo de la crisis económica sobre los negocios de Química, las menores ventas en las estaciones de servicio del Marketing y la caída de los márgenes en el GLP. Todo ello explica el descenso de un 24,6% del resultado de explotación del área de Downstream (Refino, Marketing, GLP, Trading y Química) en el primer trimestre de 2012, que se situó en 332 millones de euros al cierre del periodo. 

El negocio de Refino tuvo un impacto positivo de 9 millones de euros sobre el resultado del área, debido al ya citado mayor volumen destilado en España y a la optimización de la producción que permitió mejorar el margen. Repsol presenta el segundo mejor margen de refino integrado de las refinerías europeas, triplicando el margen medio del sector.

Las inversiones de explotación del área de Downstream en el trimestre ascendieron a 138 millones de euros, inferiores a las del mismo periodo de 2011 como consecuencia de la finalización de los proyectos de ampliación y conversión de Cartagena y la Unidad reductora de fuelóleo de Bilbao.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de