La Coordinadora Estatal Antinuclear, que agrupa a todas las organizaciones y plataformas de España contrarias a la energía nuclear, inauguró este acto, donde se presentaron vídeos y paneles conmemorativos del accidente.

Según el informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), a las 21:39 de aquel día se inició un incendio que afectó a la refrigeración del reactor. El incendio produjo la rotura de una de las bombas de hidrógeno de la turbina, provocando la inflamación del aceite de lubricación de la misma. Todo esto desencadenó un incendio de grandes proporciones que afectó  al sistema de seguridad de la central.

La Escala Internacional de Sucesos Nucleares ( INES), que consta de siete niveles, sitúa el accidente de Vandellós en el tercer nivel.

Desmantelamiento de la central

El desmantelamiento de la central tuvo lugar a raíz de la orden ministerial del 28 de enero de 1998. Esta orden transfería la titularidad de la instalación a la empresa nacional de residuos radiactivos (ENRESA), a la vez que autorizaba la ejecución de las actividades de desmantelamiento reflejadas en el plan de desmantelamiento y clausura de Vandellós I.

Situación actual de Vandellós

Actualmente la central se encuentra parcialmente desmantelada o en la denominada fase de latencia, con una duración aproximada de 25 años. Durante este período, el reactor permanecerá enclaustrado en una especie de sarcófago de 350 toneladas de peso. En 2028 se procederá a ejecutar el nivel 3, que consiste en liberar totalmente el antiguo emplazamiento de la central.

Los ecologistas piden el cierre de las centrales

Algunas organizaciones ecologistas como Greenpeace han aprovechado este aniversario para manifestar que otras central como la de Garoña podrían correr la misma suerte que Vandellós.  También declararon la necesidad de un plan de cierre de las centrales nucleares que culmine con el abandono definitivo del tipo de energía que suministran.

Los ecologistas coinciden en que la energía nuclear es una “forma  de producción de electricidad cara y que genera unos residuos extremadamente peligrosos”. Añadieron, además, que esta peligrosidad reside en que el tiempo que tardan en degradarse los mismos es del orden de 50 años.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de