El 2 de febrero es el Día Mundial de los Humedales, fecha en que se firmó en 1971 el Convenio sobre los Humedales, a orillas del Mar Caspio, en la ciudad iraní de Ramsar.

Uno de los principales logros de este Convenio, también llamado Ramsar, ha sido la creación de la lista de humedales de importancia internacional. Dicha lista está compuesta por 2170 humedales de 168 países con una superficie de 207.045.355 hectáreas (enero 2014).

El Estado español se adhirió al Convenio en 1982, y hasta la actualidad (enero 2012) ha incorporado a la Lista de Humedales de Importancia Internacional 74 zonas húmedas con una superficie de 303.090 hectáreas entre las que destacan parques nacionales como Doñana y Tablas de Daimiel y lagunas como Villafáfila, y Gallocanta.

Humedales: ¿por qué cuidarlos?

Los humedales se consideran a menudo como terrenos baldíos, es decir, como lugares que se deben drenar, rellenar, quemar y convertir a otros usos. De hecho, estudios científicos muestran que desde 1900 ha desaparecido el 64% de los humedales del planeta.

En comparación con 1700, se calcula que se ha perdido el 87% de los humedales.

¿Por qué es tan alarmante esta tendencia? Y ¿por qué los humedales son esenciales para el desarrollo sostenible de la raza humana?

Los humedales se encuentran en todas partes

  • Los humedales son áreas terrestres que están saturadas o inundadas de agua de manera permanente o estacional.
  • Entre los humedales continentales se incluyen marismas, charcas, lagos, ríos, llanuras de inundación y pantanos.
  • Entre los humedales costeros se incluyen marismas de agua salada, estuarios, manglares, albuferas o lagunas litorales e incluso arrecifes de coral.
  • Los estanques piscícolas, arrozales y salinas son humedales artificiales.
  • El tamaño de los humedales oscila desde menos de una hectárea hasta el Pantanal en Brasil, Bolivia y Paraguay, que abarca una superficie tres veces mayor que la de Irlanda.

Los humedales proporcionan agua dulce para todos nosotros

  • Menos del 3% del agua del planeta es dulce y la mayor parte de la misma está congelada. No obstante, cada persona necesita como mínimo entre 20 y 50 litros de agua al día para sus necesidades básicas: beber, cocinar y asearse. Los humedales proporcionan el agua que necesitamos y ayudan a rellenar los acuíferos subterráneos que constituyen una fuente importante de agua dulce para la humanidad.

Los humedales garantizan nuestro suministro de alimento

  • Como promedio, cada persona consume unos 19kg de pescado al año. La mayoría de los peces de importancia comercial dependen de los humedales costeros durante alguna parte de su ciclo vital.
  • El arroz, cultivado en arrozales, es el alimento básico de casi tres mil millones de personas y representael 20% de la ingesta alimentaria del mundo.

Los humedales depuran y filtran los desechos nocivos en el agua

  • Los sedimentos, las plantas y las especies marinas de los humedales absorben algunos de los contaminantes procedentes de los pesticidas, la industria y la minería, incluyendo metales pesados y toxinas.
  • Casi dos mil millones de personas en Asia y 380 millones de europeos dependen de los acuíferos para su suministro de agua.

Los humedales son los amortiguadores de la naturaleza

  • Las turberas y los pastizales húmedos en las cuencas fluviales actúan como esponjas naturales, absorbiendo las precipitaciones, creando amplias charcas de superficie y reduciendo las crecidas de los arroyos y ríos. Esa misma capacidad de almacenamiento también protege contra la sequía.
  • Los manglares, las marismas de agua salada y los arrecifes de coral reducen la velocidad y la altura de las mareas de tempestad. Sus raíces proporcionan cohesión a la línea costera reduciendo la erosión provocada por el viento y las olas, y aumentan la resiliencia frente al cambio climático.

Los humedales almacenan carbono

  • Las turberas cubren aproximadamente el 3% de la superficie terrestre del planeta pero contienen el 30% de todo el carbono almacenado en la tierra. Esto constituye el doble de la cantidad almacenada en los bosques de todo el mundo. Ahora bien, cuando se queman o se drenan para la agricultura, pasan de ser sumideros de carbono a fuentes de carbono. Las emisiones de CO2 derivadas de los incendios, el drenaje y la explotación de las turberas equivalen al 10% de todas las emisiones anuales de combustibles fósiles.

Los humedales son esenciales para la biodiversidad

  • Los humedales albergan más de 100.000 especies conocidas de agua dulce, y esta cifra aumenta continuamente. Entre 1999 y 2009 se descubrieron unas 257 especies nuevas de peces de agua dulce en el Amazonas.
  • Los humedales son esenciales para muchos anfibios y reptiles y también para la reproducción y migraciónde las aves.
  • Muchos humedales albergan especies endémicas, es decir, formas de vida únicas de un determinado lugar.
  • Algunos ejemplos son el lago Baikalen Rusia o los lagos del Valle del Rift en África Oriental.
  • Los humedales proporcionan productos y medios de vida sostenibles 61,8 millones de personas trabajan directamente en la pesca o la acuicultura. Incluyendo a sus familias, más de 660 millones de personas dependen de estos sectores.
  • Los humedales manejados de manera sostenible proporcionan madera para la construcción, aceite vegetal, plantas medicinales, tallos y hojas para elaborar tejidos y forraje para los animales.

Humedales: en peligro de desaparecer en todo el mundo

El panorama es sombrío. Las estimaciones científicas muestran que desde 1900 ha desaparecido el 64% de los humedales del planeta. La pérdida es aún mayor en algunas regiones, sobre todo en Asia. Aunque los humedales continentales están desapareciendo a un ritmo mayor que los humedales costeros, la tendencia general está clara. 

Situación en España

La grave situación en que se encuentran la mayoría de nuestros humedales, los cuales durante siglos han sido considerados como eriales y zonas insalubres, por lo que fueron objeto de continuos planes de desecación. Concretamente en las últimas décadas han desaparecido el 60% de las zonas húmedas del Estado español, debido a desecaciones y ocupaciones producidas por la actividad agrícola, la extracción de aguas fluviales y subterráneas, los vertidos de aguas contaminadas y residuos, y la construcción de infraestructuras de transporte y urbanizaciones en sus márgenes.

La mayoría de las zonas húmedas de importancia internacional, protegidas por el Convenio Ramsar, cuentan además con otras figuras de protección (parque nacional, parque natural o ZEPA), pese a lo cual sufren graves problemas de conservación.

Casi la mitad de las zonas húmedas se encuentran gravemente alteradas. Especialmente afectados se encuentran los humedales costeros, ya que buena parte de ellos fueron en su día ocupados en las ampliaciones de poblaciones, por infraestructuras turísticas y carreteras. Pero también los humedales interiores están muy alterados, principalmente por los cultivos, ya que una cuarta parte de los humedales están rodeados de cultivos y un 20% de ellos se encuentran cultivados parcial o totalmente. Otra grave amenaza es la mala regulación hídrica, ya que casi un 10% de los humedales dependen de acuíferos sobreexplotados.

Las Tablas de Daimiel, posiblemente la zona húmeda más importante del Estado español junto con las Marismas de Doñana, y también declaradas Parque Nacional, es un claro ejemplo de las graves amenazas que tienen la mayoría de los humedales. 

¿Qué podemos hacer para ayudar?

Además de tomar conciencia sobre los humedales y su problemática, puede participar en alguna de la multitud de actividades que realizan diferentes organismos como ecologistas, asociaciones, ayuntamientos …etc.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de