"Se trata -según ha recordado la Secretaria Autonómica de la Consejería de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, Mª Ángeles Ureña- de una de las medidas incluidas en la puesta en marcha de la Llei Impuls que anunció el Presidente Camps y con la que se agilizarán los trámites en todas las instancias de la Administración".

"Hasta el momento para poder realizar un uso privativo de monte público se debe pagar un canon para contrarrestar la ocupación de un monte bien sea de la Generalitat o de los ayuntamientos. Se trata de una especie de "alquiler" a largo plazo del monte", ha explicado el Vicepresidente.

Así, para poder instalar aerogeneradores o instalaciones eléctricas para aerogeneradores que ocupan parcelas de monte público, las empresas deben pagar un canon que con la puesta en marcha de esta medida se convierten en proyectos de recuperación de la superficie forestal de la Comunidad Valenciana.

Grandes beneficios

Según ha explicado Mª Ángeles Ureña "esta nueva medida aporta grandes beneficios. Por un lado, se suprimen determinadas cargas burocráticas por lo que se agilizan los trámites, pero además, se logra una mejora medioambiental de la superficie forestal de la Comunidad Valenciana y se crean puestos de trabajo en las áreas rurales de nuestro territorio".

"Y por lo tanto, se logra revitalizar las zonas de interior de la Comunidad Valenciana", ha asegurado la Secretaria Autonómica de la Consejería de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda.

Son varios los trabajos que se van a poder desarrollar a través de esta nueva medida, todos ellos encaminados a la restauración de la superficie forestal de la Comunidad Valenciana. Así, se llevarán a cabo actuaciones fitosanitarias, para el control de las plagas forestales, desbroce y clareo de la vegetación como medida de prevención de incendios forestales y apeo de la madera por lluvias o nevadas.

"Sin olvidar -ha continuado- la mejora de caminos que forman parte de la red viaria forestal de la Comunidad Valenciana, una infraestructura fundamental para que en caso de que se produzca un incendio, los medios de extinción puedan llegar con rapidez y con todas las medidas de seguridad. Igualmente, se van a poder desarrollar trabajos como la construcción de puntos o depósitos de agua".

Asimismo, con esta nueva medida, se aumenta la protección de los montes públicos frente al riesgo de incendios forestales y consecuentemente frente a la desertización, la pérdida de biodiversidad y la disminución de recursos hídricos ya que tras estos trabajos se aumenta la recarga de los acuíferos. Sin olvidar, otros beneficios como el turismo interior que sufre las consecuencias de los incendios forestales.

En definitiva, la sustitución del canon por un proyecto silvícola en el monte afectado u otro distinto contribuye a la conservación del monte, lo que ayudará al mantenimiento de su función social.

Fomento de la economía rural

"Además, queremos fomentar la economía rural y la creación de empleo en este sector. Los trabajos en el medio forestal han generado unas rentas en muchas familias residentes en el interior que han servido para fijar la población en pequeñas localidades", ha explicado Ureña.

Con la modificación de la legislación se asegura una inversión constante para estas zonas, creando riqueza en la población, sin gasto de las arcas públicas. Este cambio afecta no sólo a los montes de la Generalitat sino también a los montes de los ayuntamientos.

"El empleo que se va a generar va dirigido directamente a los ciudadanos de sus poblaciones, por lo que repercute de manera directa en el bienestar de sus comunidades locales", ha concluido la Secretaria Autonómica de la Consejería de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, Mª Ángeles Ureña.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de