Esta delegación, de la que también forma parte en representación de los municipios mineros el presidente de la Diputación Provincial de Teruel, Antonio Arrufat, ha mantenido una reunión con el equipo del vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, y con el gabinete del comisario de Energía, Günter Oettinger.
 
El motivo de estos encuentros en Bruselas es que es precisamente en la capital belga y en el seno de la Comisión Europea donde se van a tomar las decisiones que pueden afectar al futuro del carbón europeo, y español en los próximos años. Entre ellas destacan las referentes a la aprobación del Real Decreto planteado por el Estado español por el que se establece el procedimiento de resolución de restricciones por garantía de suministro y las que atañen al nuevo Reglamento europeo sobre ayudas estatales a la industria del carbón que se pondrá en marcha en 2011, texto que elaboran actualmente los equipos de trabajo de los diferentes comisarios europeos como los que reciben a los representantes aragoneses.  
 
Eje socioeconómico de numerosas comarcas

El planteamiento que lleva Aragón a Bruselas puede resumirse en cinco puntos fundamentales: El primero es que el carbón contribuye de forma decisiva a la seguridad en el suministro energético de nuestro país, como recurso autóctono gestionable y almacenable que es. Esto resulta clave en un país como España que tiene una elevada dependencia energética exterior (81,7%) y que por tanto está sometido a las fluctuaciones internacionales que pueden experimentar los precios de otros combustibles fósiles o la incertidumbre necesariamente asociada a las energías renovables.
 
Por otro lado, es necesario mantener una actividad minera mínima que garantice el acceso a reservas estratégicas de carbón en un futuro. El acceso a las reservas autóctonas garantiza la posibilidad de sustituir carbón importando procedente de suministradores poco fiables por carbón autóctono, mucho más seguro.
 
Sin olvidar que el carbón y todo lo relacionado con su extracción y aprovechamiento es el eje socioeconómico de numerosas comarcas tradicionalmente mineras que han hecho durante los últimos años abundantes sacrificios, afrontando duras reconversiones que, en el caso de Aragón, pueden calificarse de modélicas por los resultados alcanzados.
 
Además se han hecho cuantiosas inversiones por parte de los Gobiernos y las industrias para minimizar las emisiones e investigar tecnologías limpias ligadas al carbón. Hay otros campos que pueden ser importantes nichos de actividad y empleo en el futuro en los que Aragón también está trabajando, como el almacenamiento subterráneo de CO2
 
Aprobación del Real Decreto español del carbón

La Comunidad Autónoma de Aragón es referente internacional en el aprovechamiento de las energías renovables: actualmente su producción de origen renovable representa el 70% del consumo final eléctrico. La petición concreta trasladada por los consejeros aragoneses a los representantes europeos pasa por la urgente aprobación del Real Decreto español del carbón y por la creación de un marco estable de ayudas para unas áreas además poco pobladas y con dificultades de reindustrialización que también se han visto afectadas por la crisis actual.
 
En opinión del Consejero de Industria, Comercio y Turismo, Arturo Aliaga, “de que  haya o no ayudas al funcionamiento depende que las minas sigan abiertas, que podamos seguir explotando la reserva estratégica y mantener en definitiva una actividad minera esencial para el territorio”.
 
Por su parte el Consejero de Presidencia, Javier Velasco, se ha mostrado satisfecho por la reunión y ha indicado que “hemos trasladado a Bruselas que en Aragón mantenemos una postura unánime respecto al carbón y que estamos dispuestos a emplearnos a fondo en esta cuestión”.
 
Las reuniones de trabajo de Bruselas son uno más de los escenarios en los que se trabaja desde hace tiempo en defensa del carbón y de las comarcas mineras, en coordinación con el Ejecutivo central y con los agentes sociales y económicos de las zonas afectadas, con los que la interlocución es permanente. En este sentido cabe recordar otras iniciativas como el manifiesto de apoyo al mantenimiento de un sistema específico de ayudas al acceso a reservas para el carbón de España y Alemania consensuado con otras comunidades españolas productoras y con la patronal del sector, texto que aboga por una reglamentación europea de ayudas a la industria del carbón diseñada no con vistas al cierre de las explotaciones sino a su funcionamiento a medio y largo plazo y teniendo en cuenta su repercusión social.
 
El Gobierno de Aragón ya envió al presidente de la Comisión Europea  y al Colegio de Comisarios –de quienes depende la aprobación del Real Decreto español y la nueva reglamentación relativa al carbón– una carta acordada con Asturias y Castilla y León exponiendo la complicada situación en la que se encuentra la industria productora de carbón española y las graves repercusiones que la ausencia de un marco normativo estable tendrá sobre la cohesión territorial, social y económica de las áreas mineras. Los mismos destinatarios han recibido también puntualmente los acuerdos adoptados por la Mesa de la Minería de Aragón en reunión del pasado 6 de septiembre.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de