Tras la sentencia firmada por el Tribunal Supremo que anula los Planes de Emergencia Nuclear(PEN) de todas las centrales nucleares españolas, la plataforma “Ecologistas en Acción” ha pedido a las centrales nucleares españolas que “paralicen su actividad de forma cautelar” ante la “gravedad” de la sentencia; pues considera que su invalidez “sitúa a las nucleares en un escenario de indefensión legal para actuar, en caso de accidente”.

Según una sentencia del Tribunal Supremo, los cinco planes de emergencia nuclear (PEN), que sirven para coordinar las actuaciones en caso de accidente en torno a los emplazamientos de las nucleares españolas, no tienen validez puesto que no se consultó a los municipios afectados en su elaboración. De acuerdo con la sentencia, los municipios afectados son los integrantes de la AMAC (Asociación de Municipios Afectados por Centrales Nucleares), que integra a los ayuntamientos ubicados a menos de 10 km de una central nuclear y, por tanto, la consulta que se realizó a la Federación Española de Municipios y Provincias es insuficiente. Estos cinco PEN fueron aprobados por Consejo de Ministros el 9 de junio de 2006.

Una central no puede funcionar sin PEN

La situación creada por la sentencia es grave puesto que, de acuerdo con la Ley de Seguridad Nuclear, una central no puede funcionar sin un PEN vigente que ordene las actuaciones en caso de accidente nuclear. La anulación de los PEN implica que las centrales deben parar.

Para la organización, estos planes “son preceptivos para que las centrales puedan operar con seguridad” y considera que su reciente anulación “impide que éstas puedan coordinar actuaciones con las que hacer frente a cualquier clase de percance que pudiera darse en torno a los emplazamientos de las nucleares españolas”.

Los ecologistas han señalado que la anulación de los PEN implica que las centrales deben detener su actividad “de modo irrevocable”, especialmente las de los municipios afectados por la sentencia.

Al margen de la actual situación, Ecologistas en Acción ha denunciado en repetidas ocasiones la mala aplicación de los PEN hasta anted de ayer vigentes. En numerosos pueblos de los entornos nucleares no se encuentran las preceptivas pastillas de yodo, ni las mantas, ni otros equipos. Los alcaldes y miembros de protección civil no conocían los detalles de los PEN y no sabían como actuar en detalle y numerosas mejoras delas carreteras ordenadas en los PEN no se han llevado a cabo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de