La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha presentado su propio incidente de nulidad sobre la sentencia de 29 de julio de 2014 del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía relativa a la licencia de obra. Esta decisión se une a la que tomó el departamento que dirige María Jesús Serrano recientemente cuanto realizó alegaciones al incidente de nulidad promovido y presentado por los colectivos Ecologistas en Acción y Salvemos Mojácar. 

Con estas medidas la Junta de Andalucía persigue anular dicha sentencia y solicita a la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA con sede en Granada que dicte una nueva al respecto, teniendo en cuenta para ello las alegaciones presentadas en ambos incidentes de nulidad, el efectuado por los grupos ecologistas y el de la propia Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio realizado en el día de hoy.   

En este sentido, la intención de la Junta hoy sigue siendo la expuesta por la consejera Maria Jesús Serrano, el pasado miércoles ante la Cámara andaluza y en la que aseguró que la Junta “agotará todos los recursos administrativos, judiciales y gubernativos que estén en su mano para garantizar la plena disponibilidad del terreno”. Con ello, se trata de evitar a toda costa que pueda reanudarse cualquier acto de transformación del suelo sobre el que se construyó el hotel, hasta que no se resuelvan los recursos en el Tribunal Supremo. 

El interés de la Administración autonómica es el de restaurar la legalidad urbanística “gravemente alterada”, derribar el hotel cuando existan sentencias firmes que lo permitan, así como impulsar un Plan de Dinamización que contribuya a la creación de empleo en la zona y a la recuperación del espacio natural dañado. Esta postura es compartida por el Gobierno de la Nación con el que se mantiene el compromiso de colaborar en el derribo y en la restauración del área afectada, cuando existan sentencias judiciales firmes.