ficha operativa

Los tratamientos de barrido manual se deben llevar a cabo de acuerdo con las frecuencias que determinen los niveles de limpieza en los que se han clasificado las diferentes calles de una población y de acuerdo con las definiciones que se han expuesto en el cap ítulo correspondiente.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, se llega a las conclusiones que se exponen en la siguiente tabla.

Para conseguir equilibrar estas frecuencias con las disponibilidades de personal, es preciso combinar los sectores que tienen frecuencias de barrido que no ocupan todos los d ías laborables con otros de caracter ísticas similares, de forma que un solo operarlo tenca a su carao dos o más sectores de barrido.

El nivel de medios, la definición de los turnos de trabajo y la distribución en ellos de los medios humanos serán consecuencia de estas frecuencias. Cuando se plantea la distribución de los servicios de barrido manual en un núcleo urbano y ya ha sido definida la cobertura de las áreas en siete, seis, cinco, tres y dos d ías a la semana, lo más indicado es disponer de personal con distintos sistemas de turnos y combinarlos y distribuirlos entre los distintos servicios en función de las frecuencias de barrido mayoritarias en cada uno de ellos:

  • Sistemas de cobertura de los 7 d ías de la semana.
  • Sectores de barrido con frecuencia de 7 d ías a la semana.
  • áreas con frecuencia de 1 d ía a la semana.
  • Sistemas de cobertura de 6 d ías a la semana; de lunes a sábado.
  • Sectores de barrido con frecuencia de 6 d ías a la semana.
  • áreas con mayor ía de sectores de barrido con frecuencia de 3 d ías a la semana, correspondiendo a cada operario 2 sectores.
  • áreas con mayor ía de sectores de barrido con frecuencia de 2 d ías a la semana, correspondiendo a cada operario 3 sectores.
  • Sistemas de cobertura de 5 d ías a la semana; de lunes a viernes.
  • Sectores de barrido con frecuencia de 5 d ías a la semana.
  • áreas con equilibrio de sectores con frecuencias de 3 y 2 d ías a la semana, correspondiendo a cada operarlo dos sectores, uno de cada frecuencia.

Volver a Suelos y Residuos