Al aunar sostenibilidad con aumento de productividad, los líquidos iónicos dan lugar a nuevos productos y tecnologías que mejoran lo conseguido hasta ahora con disolventes orgánicos convencionales, presentes en muchos procesos industriales.

Sin embargo, a pesar de que los líquidos iónicos están ya revolucionando el mundo de la química y que su mercado potencial se estima en billones de euros, su aplicación en la industria se encuentra aún limitada, principalmente por motivos de coste y pureza. Por eso, requieren de un esfuerzo coordinado en investigación aplicada con estrecha cooperación entre empresas y entidades de I+D.

Este es precisamente el objetivo del proyecto LIQUION, en el que participa la Alianza Tecnológica IK4: investigar y generar conocimiento sobre los líquidos iónicos y sus tecnologías de aplicación que permitan obtener nuevos recubrimientos metálicos y otras aplicaciones en sectores como el transporte, la energía, el medioambiente o la biomedicina.

Liderado por la empresa vasca Maier, agrupa a un consorcio formado por 13 empresas líderes en sus respectivos sectores, entre ellas Cegasa, Boeing o Técnicas Reunidas, y por 8 organismos de investigación, entre ellos los centros de IK4 CIDETEC y GAIKER.

El consorcio LIQUION está diseñado con el objetivo de completar toda la cadena de valor de los líquidos iónicos, desde los suministradores hasta las empresas usuarias finales, pasando por transformadores e ingenierías. El conocimiento generado podrá ser aplicado a sectores como el transporte, la energía o la biomedicina, con aplicaciones como la sustitución de los disolventes orgánicos en la industria química para purificar aguas contaminadas o su utilización como electrolito avanzado en dispositivos electroquímicos de almacenamiento de energía.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de