A menudo pensamos en Internet como una nube libre de carbono que transfiere datos a través del aire. Pero la red se basa en vastos recursos físicos. Los cables subterráneos alimentan los centros de datos masivos y las grandes máquinas que transmiten nuestras búsquedas frecuentemente dependen de los combustibles fósiles.

La organización Greenpeace estima que el sector mundial de la información y la tecnología consume alrededor de 7% de la electricidad global. La transmisión de vídeos fue responsable de alrededor de 60% del tráfico global de internet en 2015, y se prevé que alcance el 80% para 2020.

«Internet es una máquina invisible», explica Mark Radka, jefe de la subdivisión de energía y clima de ONU Medio Ambiente.

«No vemos la infraestructura masiva que impulsa nuestra actividad en línea y, en la mayoría de los casos, estamos muy alejados de estos procesos. Eso significa que mentalmente no vinculamos su uso con los impactos ambientales», insiste el experto.

Internet crea cuatro áreas principales de demanda de energía: centros de datosredes de comunicacióndispositivos de usuario final -como teléfonos móviles, tabletas y ordenadores- y equipos de fabricación para estos últimos.

«Internet es probablemente la cosa más grande que el hombre ha construido, y cada vez crece más. Algunos investigadores anticipan un triple aumento en el tráfico global de Internet para 2020. Por eso, es hora de encontrar otras formas de administrar nuestras dietas digitales», anima Radka.

Datos que benefician el medio ambiente

«Hace veinte años, alguien que buscaba una respuesta a una pregunta podría compartirla con 10 personas en su pueblo. Hoy, los algoritmos y la inteligencia artificial perfilan las respuestas de todo el mundo en segundos y eliminan el ruido para encontrar las mejores», asegura Erick Litswa, gerente de implementación de Sistemas de Información de ONU Medio Ambiente, en relación con las mejoras recientes aplicadas a la sostenibilidad de internet, que se deben, en gran parte, a un procesamiento más eficiente.

«Esta coyuntura podría tener grandes beneficios colectivos para el medio ambiente. Por ejemplo, las imágenes satelitales pueden ayudarnos a rastrear la deforestación o dónde se filtra o pierde el agua, lo que ayuda a que el uso del agua sea más eficiente», concluye el experto.

Fuente: ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/natural/vivirenverde/abci-internet-maquina-invisible-201904011213_noticia.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de