Fotografía: © Isaac Fernández Galisteo – www.naturalezavision.net

Hoy, 22 de marzo, se celebra el Día Meteorológico Mundial, para conmemorar la firma, en 1950, del convenio de creación de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), como organismo de Naciones Unidas para asegurar la cooperación internacional en materia meteorológica.

El lema para este año 2019 es “El sol, la Tierra y el Tiempo”. Además, este lema refleja el propósito central de la OMM.

Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales juegan un papel esencial en la vigilancia del sistema Tierra. Su objetivo es proporcionar predicciones meteorológicas diarias. También asesoran a los encargados de formular políticas acerca de la variabilidad del clima y el cambio climático.

La comunidad de la OMM apoya acciones encaminadas a proteger vidas y bienes de las condiciones meteorológicas extremas. Además, fomenta la resiliencia climática a largo plazo.

Según Petteri Taalas, Secretario General de la OMM, dice:

Los modelos climáticos prevén un aumento de la temperatura media en la mayoría de las regiones terrestres y oceánicas, episodios de calor extremo en la mayoría de las regiones deshabitadas, precipitaciones intensas en varias regiones y la probabilidad de sequía y déficits de precipitación en algunas regiones. Además, se prevé que los riesgos relacionados con el clima para la salud, los medios de subsistencia, la seguridad alimentaria, el suministro de agua, la seguridad humana y el crecimiento económico aumenten con el calentamiento global”.

Como fotógrafo de naturaleza, uno de los fenómenos meteorológicos más espectaculares que he podido plasmar en imágenes, fueron las nubes lenticulares que se formaron en torno la monte Fitz Roy en la Patagonia argentina, debido a un viento fuerte que se desplazó hacia la cordillera montañosa y a una inversión térmica a unos 5 kilómetros de altura que comenzó cerca de la cima.

Enlaces relacionados que te pueden interesar

Fuente: Isaac Fernández Galisteo – Técnico de Medio Ambiente de Ambientum,