PIXABAY

Una taxonomía ambiental ampliada cubriría el grueso de las carteras financieras y, por tanto, sería mucho más relevante y útil para las instituciones financieras. Tal y como señalan los expertos de la Plataforma Europea de Finanzas Sostenibles en un nuevo informe, la guía de inversiones sostenibles de la UE debe abarcar toda la economía en lugar de la pequeña proporción actual de sectores considerados «sostenibles». Pedimos a la Comisión Europea que apoye el informe de la Plataforma y ponga en marcha el proceso para desarrollar los pasos técnicos de la misma.

Su propuesta consiste en crear un marco que incluya tres categorías juntas —actividades ambientalmente sostenibles, actividades intermedias, actividades perjudiciales— y, por separado, actividades de bajo impacto ambiental. Este marco permitiría la creación de dos tipos diferentes de transiciones. El primero para alcanzar la categoría verde, sea cual sea el punto de partida y el segundo para salir de la categoría perjudicial hacia la intermedia, siempre que se establezca un plan de inversión específico para la actividad que le permita alcanzar la categoría verde.

Taxonomía ambiental ampliada

Una taxonomía ambiental ampliada cubriría el grueso de las carteras financieras y, por tanto, sería mucho más relevante y útil para las instituciones financieras, afirman los expertos que integran la Plataforma Europea de Finanzas Sostenibles. Varios inversores y bancos han expresado su preocupación pues se estima que la actual taxonomía «sólo verde» cubra menos del 5% de su cartera.

Una pieza del rompecabezas no da una imagen completa. Al igual que la conocida etiqueta de eficiencia energética de la UE, necesitamos que la taxonomía contenga diferentes categorías y cubra todos los sectores clave para aclarar dónde estamos ahora y acelerar la transición hacia una economía sostenible.

Una taxonomía ampliada será beneficiosa para las actividades que no puedan alcanzar inmediatamente el nivel de ambición de la taxonomía verde, siempre que se comprometan a abandonar la categoría perjudicial y establezcan un plan de inversión específico y basado en la ciencia que permita a la actividad alcanzar la categoría verde. Además, la taxonomía ampliada contribuirá al Pacto Verde europeo. También pondrá fin a las críticas de que la taxonomía es «binaria» al ofrecer más opciones a la hora de clasificar las actividades económicas.

Construirse a partir de los criterios ya desarrollados

La Taxonomía ampliada puede construirse a partir de los criterios ya desarrollados para la taxonomía verde, es decir, que las actividades contribuyan sustancialmente y no causen daños significativos a los objetivos ambientales. Esto no supondría una carga adicional para las empresas e instituciones financieras, sino que se integraría a la evaluación que deberían realizar sobre su alineación con la Taxonomía.

Creemos en el poder transformador de la Taxonomía ampliada y pedimos a la Comisión Europea que apoye el informe de la Plataforma y ponga en marcha el proceso para desarrollar los pasos técnicos de la misma, incluyendo una primera fase en la que las entidades puedan probar el marco ampliado de forma voluntaria. Por otro lado, esto encajaría muy bien en la reciente estrategia de la Comisión para financiar la transición hacia una economía sostenible.

Fuente: WWF

Artículo de referencia: https://www.wwf.es/informate/actualidad/?60340/Pedimos-a-la-Comision-Europea-que-apoye-la-propuesta-de-taxonomia-ampliada-de-finanzas-sostenibles



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de