PIXABAY

Tallin, la capital de Estonia, ha sido recientemente galardonada con el Premio «Capital Verde Europea» de 2023 y se ha unido a muchas otras ciudades europeas, desde Estocolmo hasta Hamburgo, Copenhague, Grenoble, Liubliana, Lisboa y Lahti. El premio «Hoja verde» 2022 —para ciudades con una población de entre 20 000 y 100 000 habitantes— se concedió a Valongo (Portugal) y Winterswijk (Países Bajos). Yo he tenido el privilegio de participar en las deliberaciones del jurado.

Para mí fue tremendamente inspirador y enriquecedor ver las actuaciones que las ciudades de Europa están llevando a cabo para favorecer la sostenibilidad al tiempo que se preparan para afrontar los retos que se avecinan. Sin embargo, el camino hacia la sostenibilidad urbana no es fácil.

Ciudades

Las ciudades acogen a aproximadamente tres de cada cuatro europeos. Las ciudades son sistemas complejos que reúnen a las comunidades y al medio ambiente en un entorno vivo y en continua evolución. Son centros sociales, culturales y económicos, integrados en las regiones que los rodean. A pesar de tener estos puntos en común, cada ciudad de Europa es única. Tienen características únicas desarrolladas a través de la historia, conformadas por su geografía, sus habitantes y sus sistemas sociopolíticos. Por consiguiente, los retos a los que se enfrentan las ciudades varían considerablemente.

Algunas ciudades se enfrentan al envejecimiento o a la disminución de la población, mientras que otras están en crecimiento. El declive de un sector económico, como la industria pesada, el turismo o la pesca, puede afectar gravemente a la economía de algunas ciudades, mientras que otras pueden actuar como imanes de innovación económica, atrayendo a jóvenes talentos de toda la UE. Del mismo modo, los impactos ambientales pueden ser muy diferentes.

Nuestras herramientas, como el índice europeo de la calidad del aire y el visualizador europeo de la calidad del aire urbano, muestran que no todos respiramos el mismo aire, lo cual tiene diferentes causas y consecuencias. Otras evaluaciones e indicadores muestran que el cambio climático afectará de manera diferente a las distintas regiones y ciudades.

Las ciudades costeras, especialmente las situadas en el Atlántico noroccidental, se enfrentarán a mayores riesgos de marejadas, mientras que otras en el sur pueden sufrir escasez de agua o incendios forestales. Nuestros estudios ponen asimismo de manifiesto que algunas comunidades y grupos, en particular las personas de edad avanzada, en determinadas ciudades son más vulnerables, ya que pueden verse afectados por múltiples peligros medioambientales, como la contaminación atmosférica o acústica.

Adoptar medidas contra los impactos climáticos

Al mismo tiempo, a pesar de sus características y retos únicos, todas las ciudades deben adoptar medidas que les permitan prepararse para los impactos climáticos. Todas las ciudades deberán contribuir a los objetivos de neutralidad climática, economía circular y biodiversidad, garantizando al mismo tiempo un medio ambiente más limpio y saludable y ofreciendo mejores oportunidades sociales y económicas a sus habitantes.

La mayoría de las ciudades europeas han estado habitadas durante siglos y sus calles, barrios y edificios reflejan este patrimonio. La infraestructura existente determina en parte la rapidez con la que podemos sustituir el parque inmobiliario, renovar los edificios existentes o crear nuevas opciones de transporte. Lograr la sostenibilidad en estos casos requiere reflexiones exhaustivas.

El objetivo final puede ser el mismo, pero no cabe duda de que el camino hacia la sostenibilidad deberá responder al conjunto único de características y retos de cada ciudad. En la Agencia Europea de Medio Ambiente hemos reunido a las partes interesadas para desarrollar un marco conceptual común, que constituye la base de nuestros recientes informe y exposición informativa, así como de nuestras próximas evaluaciones sobre esta cuestión.

Ayudar a las autoridades municipales

El marco tiene como objetivo ayudar a las autoridades municipales y a los responsables políticos a diseñar su transición hacia la sostenibilidad examinando la sostenibilidad urbana a través de seis lentes diferentes: ciudad circular, ciudad resiliente, ciudad baja en carbono, ciudad verde, ciudad inclusiva y ciudad saludable.

Desde la creación de zonas verdes y azules en el centro de las ciudades hasta la integración del transporte público con sistemas de movilidad activa, como los desplazamientos en bicicleta y a pie, o el desarrollo de sistemas de reciclado más eficaces, hay mucho que las ciudades pueden hacer en su transición hacia la sostenibilidad urbana.

Una mayor aceptación de los avances tecnológicos, como los vehículos eléctricos o el teletrabajo, puede acelerar el proceso. Lo que también muestran con claridad las «Capitales Verdes Europeas» es que una visión a largo plazo y coherente respaldada por las estructuras de gobernanza, los conocimientos y los datos pertinentes, puede transformar verdaderamente una ciudad en cuestión de décadas.

Fuente: Hans Bruyninckx / Director Ejecutivo de la AEMA,

Artículo de referencia: https://www.eea.europa.eu/es/articles/ciudades-sostenibles-la-transformacion-de,



1
Dejar una respuesta

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más mediático
1 Autores de comentarios
Antonio Autores de comentarios recientes
  Suscribir  
el más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
Antonio
Huésped
Antonio

Gracias por el artículo. Además, la integración de infraestructuras verdes rurales y urbanas, bien gestionadas, aportan muchos beneficios, entre los más importantes, la reducción de inundaciones cada vez más intensas, frecuentes y con más daños:
https://www.icog.es/cursos/wp-content/uploads/2020/03/II_infra_2020.pdf