Pescado sostenible

Una encuesta independiente, encargada por Greenpeace en España, Italia y Grecia para analizar los hábitos de consumo de productos pesqueros, revela que las personas que consumen pescado en estos tres países están dispuestas a contribuir en la protección de los océanos a través de un cambio en sus hábitos de consumo y compra. De este modo, se muestran favorables a pagar más por un pescado sostenible y/o a disminuir su consumo. En concreto en España, el 61% ha respondido que estaría dispuesto a pagar más por consumir un producto de pesca sostenible.

Del 61% de españoles que ha respondido afirmativamente a pagar más por productos pesqueros sostenibles, el 51% estaría dispuesto a pagar entre un 5% y un 10% más y el 10% pagaría hasta un 20% adicional o incluso más.

“Es evidente que el comportamiento de los consumidores está regido por la situación actual del mercado, que es insostenible ya que ofrece pescados tanto de temporada como de fuera de temporada provenientes de la sobreexplotación de los caladeros”, ha declarado Celia Ojeda, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace. “Las personas encuestadas manifiestan tener escasa información sobre los productos pesqueros que compran. Sin embargo, una vez informados del papel que pueden desempeñar en la protección de los océanos a través de su consumo, su opinión cambia. La mayoría están dispuestas a cambiar su consumo si es en beneficio de los océanos, añade Ojeda.

Los principales resultados de la encuesta son:

  • Las principales especies (comerciales) más populares en los tres países son especies que se encuentran bajo una elevada presión pesquera, estando sobreexplotadas, como por ejemplo la merluza. Esto pone en relieve el enorme papel que desempeñan los consumidores en la protección de nuestros recursos marinos si dieran un cambio en su consumo.
  • Los consumidores saben muy poco acerca de los productos del mar que comen. Menos del 10% de los consumidores buscan la forma en que el pez fue capturado (Grecia: 7%, Italia: 9% y España: 7%). Solo 2-3 de cada 10 consumidores buscan en el origen del producto (Grecia: 20%, Italia: 30% y España: 13%) a pesar de que parecen mostrar una preferencia por el pescado local y/o nacional cuando se les realizó esta pregunta.
  • La frescura, el precio y el sabor son los principales factores de selección. Los consumidores italianos son más sensibles también al origen (si es nacional o local) y a la receta utilizada para la preparación.
  • España e Italia han aumentado su consumo (sobre todo en el hogar), lo que podría atribuirse a un aumento de la importación de productos pesqueros con precios competitivos que no reflejan el coste real de este producto ni el impacto en el medio marino. Sin embargo en Grecia el consumo ha disminuido, particularmente en los restaurantes. Esto puede ser debido a la crisis financiera de este país.


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de