El proyecto de investigación está financiado por el Plan Nacional I+D+I del Ministerio de Ciencia e Innovación, y tiene como objetivo estudiar la estabilidad de los edificios volcánicos insulares y las causas que originaron los mega-deslizamientos que dieron lugar a los valles de Güímar, hace 1 millón de años, y La Orotava, entre 300.000 y 500.000 años.

El sondeo se ha realizado en la zona de Igueste de San Andrés, Anaga, y las rocas perforadas son materiales fragmentarios submarinos y pillow lavas de las últimas fases submarinas del crecimiento de la isla. Estos materiales, atravesados por diques basálticos fracturados, tienen edades superiores a los 12 millones de años y corresponden al tiempo en que empezó a formarse la isla de Tenerife.
 
Deslizamientos fósiles

“La naturaleza y las propiedades mecánicas de los materiales submarinos sobre los que se apoya la isla, y el peso y altura alcanzados por el edificio volcánico son los factores principales que controlan la ocurrencia de los deslizamientos” explica Mercedes Ferrer Gijón, investigadora del IGME y directora del proyecto.

“Estos deslizamientos “fósiles”, son procesos que tienen lugar a escala geológica, y la probabilidad de que ocurran considerando la escala humana es despreciable. Actualmente, no se dan las condiciones geológicas-geomorfológicas para la generación de mega-deslizamientos en las islas.” afirmó

En Canarias han tenido lugar otros mega-deslizamientos posteriores al de Güímar y La Orotava, tanto en la isla de Tenerife (el de Icod), como en otras islas; en El Hierro, espectacular deslizamiento de El Golfo tuvo lugar hace sólo unos miles de años. Sin embargo, en Madeira no se dan las condiciones y no han ocurrido este tipo de deslizamientos, pero sí han tenido lugar en Fogo (Cabo Verde) y Reunión.

Las universidades también participan en el proyecto

En el interior del sondeo se han realizado ensayos geomecánicos y testificación geofísica, con la finalidad de caracterizar las propiedades y el comportamiento de los materiales investigados. Actualmente se están realizando los primeros ensayos sobre los testigos de roca extraídos del sondeo en los laboratorios del IGME y los laboratorios de la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias.

En este proyecto participan, también, centros de investigación y universidades españolas,  portuguesas y alemanas: Universidad Complutense de Madrid (UCM), Universidad de La Laguna (ULL), (UAM), Consejo Insular de Aguas de Tenerife, Gobierno de Canarias, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), Universidad Autónoma de Madrid, Universidad de Lisboa (Portugal), Universidades de Kiel y de Göttingen (Alemania).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de