La cantidad de CO2 que se emite a la atmósfera en los procesos de fabricación de los envases presenta importantes diferencias dependiendo del material que se produzca. Así lo demuestra un estudio elaborado por el Instituto para el Desarrollo de Producto, con la colaboración del Centro de LCT danés y Logisys, y el Ministerio de Medio Ambiente danés. Según las conclusiones de este análisis, por cada kilo de cartón que se produce, se emiten 0,26 m3 de CO2, frente a los 2,7 m3 que se emiten con el plástico y los 6,74 m3 que se originan con el aluminio.

En este contexto NNZ, empresa distribuidora de embalajes para el sector industrial y agrícola, hace su aportación presentando los nuevos envases Trykko Pack. Suponen un valor añadido para el cliente final y para el Medio Ambiente. Los embalajes Trykko Pack permiten, por un lado, todo tipo de impresiones y, por otro lado, contaminan menos que envases fabricados con otros materiales. 

Trykko Pack se presenta en envases de distintas medidas. Además, es idóneo para carnes, pescados, platos preparados, todo tipo de productos de cuarta gama y productos frescos, en todas sus presentaciones: para MAP (Modificación Atmosférica del Producto), embalajes que permiten una mejor y mayor conservación del producto mediante la aplicación de distintos gases; para poner en el horno; y como simple continente.

El cliente final, además de comprar un producto perfectamente envasado, disfruta de un embalaje innovador en el que se le ofrece información añadida, ya sea sobre el contenido o sobre cualquier otro tema relacionado. Además, pone su grano de arena en la preservación del entorno. Y es que, una de las principales virtudes de este producto se basa en su respeto por el Medio Ambiente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de