La recogida de basura orgánica se está expandiendo a todos los distritos de Madrid. Sin embargo, la reciente implantación y el desconocimiento de la iniciativa generan dudas en los vecinos a la hora de separar sus residuos. En noviembre de 2017 se instaló en Madrid el primer contenedor marrón. Esto marcó el comienzo de una experiencia piloto que se extendió por 17 áreas de la ciudad e involucraba a 255.000 vecinos.

Durante el periodo de prueba–que finalizó el pasado septiembre- se recogieron 6.000 toneladas de materia orgánica. Si bien al principio los vecinos no tenían muy claro en qué contenedor depositar qué, “la evolución ha sido muy favorable”, aseguran desde el Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid.

A finales de 2018 estos contenedores ya estarán implantados de manera definitiva en 12 distritos de la ciudad y, aunque en la capital de España el contenedor marrón se vea todavía como una rara avis, en otras ciudades europeas llevan años separando la basura orgánica del resto.

“Previamente a la aplicación de la iniciativa se hicieron visitas a Milán, donde ya está implantada, y a Valencia, donde estaban haciendo también una prueba piloto”, apuntan desde Medio Ambiente. Incluso pequeños municipios como Bayona, que en lo que va de año ha conseguido reducir más de 50 toneladas el volumen de residuos que se generan en la localidad respecto al año anterior, cuentan ya con contenedores destinados a este tipo de residuos.

Reutilizar residuos

Reutilizar residuos tiene innumerables beneficios ambientales, sociales y económicos, a pesar de los mitos fácilmente desmontables que existen en contra del reciclaje.

Por eso, cada vez son más las localidades europeas que arriman el hombro para lograr alcanzar los objetivos marcados por la Comisión Europea para 2020: la reutilización y el reciclado del 50%del total de los residuos que se generen en las ciudades.

“Todas las medidas tomadas están encaminadas a ello. Se espera tener implantada en toda la ciudad la fracción orgánica para esa fecha y se van a impulsar otras fracciones como la ropa y el aceite usados”, confirman desde el Ayuntamiento de Madrid.

El 40% de los residuos que se generan en los hogares son orgánicos: desechos de comida, restos de jardinería o papel de cocinar. Sin embargo, hasta hace relativamente poco, no existía la posibilidad de separar este residuo del resto por lo que todavía existen muchas dudas sobre qué orgánicos son aprovechables para el reciclaje y cuáles no.

¿Cuáles son los residuos orgánicos reciclables?

En el contenedor marrón podremos depositar desde restos de comida -tanto cocinada como cruda (pieles de fruta, conchas de mariscos, etc.)- a restos vegetales de pequeñas dimensiones (flores, césped cortado…), residuos de papel (pañuelos, papel de cocina, etc.) o productos derivados de la madera como el serrín o los palos de helado. Hay que tener en cuenta que hay productos no reciclables como el aceite usado, los productos de higiene personal y los excrementos de animales, que deben depositarse en contenedores específicos.

¿Dónde se tiran estos residuos?

En Madrid son 12 los distritos que cuentan con contenedor marrón junto al amarillo (envases), el verde (vidrio) o el azul (papel). Si en tu zona de residencia no cuentas con este contenedor, puedes depositarlos en el de color gris (residuos no reciclables).

¿Qué se hace con ellos?

Los desechos orgánicos se trasladan a ecoparques, donde se transforman en fertilizantes (abono orgánico) y energía (biogás). Para que los ciudadanos conozcan el tratamiento de los residuos, el Ayuntamiento de Madrid organiza visitas guiadas gratuitas al Parque Tecnológico de Valdemingómez.

Fuente: Ana María Nimo / EL MUNDO – Planeta Inteligente,

Artículo de referencia: http://www.planetainteligente.elmundo.es/planeta-en-accion/que-restos-hay-que-tirar-en-el-contenedor-marron,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de