Históricamente, el cáñamo ha sido utilizado para fabricar diferentes productos. Por ejemplo, hace 5000 años se utilizaba en China para producir textiles. En 1830, los libros de texto en Estados Unidos estaban impresos en papel de cáñamo.

Incluso, los primeros mapas, biblias e incluso la constitución estadounidense se imprimieron en este compuesto. Sin embargo, después de que la planta fuese prohibida, el mercado industrial del papel y algodón, por mencionar dos, eliminaron su uso.

Actualmente, el aceite de cáñamo es legal en la Unión Europea para fines medicinales y el consumo de marihuana recreativa o derivados solo en algunos países del continente. Esta regulación permitió que la industria del cannabis se consolide y crezca exponencialmente. No obstante, la producción que utiliza este compuesto se desarrolla bajo un paradigma lineal de producción y consumo.

¿A qué nos referimos con esto? La producción y consumo del cannabis se resume en la extracción de recursos, fase de producción industrial-consumo y, finalmente, el desecho. Aunque por lo general las plantaciones de cannabis no requieren pesticidas y los residuos de su producción son totalmente biodegradables, la sustancia podría generar un mayor impacto positivo en el medio ambiente.

El uso de cáñamo podría impulsar la economía circular en diferentes industrias

  • La industria textil: Una hectárea de cáñamo produce alrededor de 2000 kg de fibra textil, mientras que el algodón produce unos 400 kg. El algodón es un material menos productivo y consume mayor recursos y terreno.
  • Industria de automotriz: El cáñamo es un recurso energético renovable, cuyas emisiones de CO2 compensan su propio cultivo. Es posible utilizarlo como un biocombustible o como biomasa. De acuerdo con la Asociación Nacional de la Industria del Cannabis, esta fibra produce un biodiesel con emisiones bajas en azufre. Según los expertos, todavía no es una alternativa popular en la industria automotriz. No obstante, muchos de los fabricantes de automóviles europeos utilizan fibras de cáñamo como paneles interiores de puertas y piezas decorativas.
  • Industria del papel: Antes que se utilizaran otras materias primas, el cáñamo fue la principal fuente de papel. Lo mejor es que la producción de papel se realiza en base a los residuos del cultivo, lo que permite seguir a la perfección la economía circular que tanto se desea. Una hectárea de esta fibra genera la misma cantidad de pulpa para producir papel que cuatro hectáreas de árboles.
  • Industria de la agricultura: El cáñamo también podría desempeñar un rol importante en la recuperación de suelos contaminados. Su raíz actúa contra contaminantes como el arsénico, el cobre, los pesticidas y disolventes. Asimismo, los restos del cultivo podrían utilizarse como acolchado para el suelo y guardar su humedad, preservar su temperatura y evitar una posible erosión.
  • Industria del plástico: La celulosa de esta planta se utiliza para la fabricación de plásticos biodegradables. Esta es una excelente alternativa frente al uso del petróleo. Una botella de plástico derivado de cáñamo se biodegrada en tan solo 80 días.

Fuente: Redacción,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de