FER 

La Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje nos cuenta de la mano de su Directora Alicia García-Franco los inicios, la evolución y objetivos de la federación y además, nos da una visión del panorama del reciclaje actual en España. 

¿Cómo surgió la idea de crear esta federación? ¿Cuál es vuestra labor y qué beneficios aporta a las empresas adheridas?

La Federación nace el 10 de octubre de 1982, formada por un grupo de empresarios dedicados a la recuperación con el propósito de representar, agrupar y defender los intereses del sector de la recuperación tanto en el ámbito social y económico.

FER cuenta en la actualidad con más de 230 socios y representa a más de 435 empresas gestoras de residuos (metales férricos y no férricos, aparatos eléctricos y electrónicos, neumáticos fuera de uso o vehículos fuera de uso, entre otros). 

A efectos prácticos, nuestro ámbito de actuación está dirigido a que todas las empresas recuperadoras adheridas a FER cuenten con asesoramiento legal e información pormenorizada sobre los continuos cambios de normativas que experimenta el sector, además de poder participar en los diversos cursos de formación que programamos a lo largo del año. 

¿Qué cambios habéis notado desde que comenzasteis vuestra andadura en el mundo del reciclaje y la recuperación?

Conviene recordar que hasta 1986, cuatro años después de la fundación de FER, no se regularon los residuos tóxicos y peligrosos, en la Ley 20/1986, llenando así el vacío normativo existente en nuestro ordenamiento jurídico y que dio lugar al posterior Reglamento 833/1988. Hasta entonces, las disposiciones de medio ambiente se ceñían prácticamente a caza, pesca, montes y agua.

Otro dato curioso que sirve para entender cómo ha cambiado este mundo, es el de la creación del Ministerio de Medio Ambiente, que parece que lleva toda la vida con nosotros, pero que no fue instituido hasta 1996, hace sólo 20 años, y que supuso nuestra primera Ley Básica de Residuos 10/1998 que ya regulaba con carácter general todos los residuos.

A partir de entonces, es cuando se da un salto de gigante en todos los ámbitos en este sector, hasta convertir un negocio invisible en una industria altamente profesionalizada y, desgraciadamente, excesivamente regulada. Y digo “desgraciadamente” porque es precisamente ese afán de las distintas administraciones públicas por regular el sector lo que ha derivado en numerosas cargas burocráticas y administrativas que se traducen en numerosos costes que ponen en riesgo la propia viabilidad del mismo.

¿A través de qué medios y plataformas se da a conocer esta federación? 

La propia idiosincrasia de este sector, de la que le he dado antes alguna pincelada, hace que el tradicional método del boca a boca sea el principal a la hora de que nos conozcan. 

Como no podía ser de otra forma, en esta era de globalización y de Internet y redes sociales, otra forma de darnos a conocer ha sido el uso de las nuevas tecnologías. 

A través de nuestra página Web (www.recuperación.org) y nuestra presencia, cada día más importante, en las principales redes sociales también damos a conocer nuestra labor.

En este último aspecto, otro de los grandes objetivos de FER es aumentar la visibilidad del sector, dando a conocer la labor fundamental que realizan los recuperadores para la sociedad en su conjunto y para la sostenibilidad medioambiental. 

En este sentido, los medios de comunicación sois fundamentales, por ejemplo, para explicar que sin la inversión, el esfuerzo y la labor cotidiana de los recuperadores no será posible llegar a ese modelo de economía circular hacia el que se dirige Europa con el nuevo paquete de medidas presentado por la Comisión.

Dada vuestra experiencia en el sector, ¿Qué residuos son los que más reciclan las industrias españolas? ¿Cuáles son los que menos? 

Antes de contestar con cifras a la pregunta, conviene precisar que hay residuos que tienen una mayor dificultad que otros en el momento de prepararlos para su reciclaje. 

¿De qué residuos estoy hablando? De todos aquellos que están compuestos de materiales complejos y necesitan de un tratamiento manual de separación y desmontaje de piezas. 

Nuestro sector está en continua evolución, adaptación y desarrollo. Actualmente, necesitaríamos mejorar el rendimiento del proceso de clasificación de fracciones resultantes de ciertos procesos. Un ejemplo claro es el de la separación de los diferentes tipos de plásticos.

Con las cifras más actuales en la mano podemos asegurar que se gestionaron cerca de 7,2 millones de toneladas de chatarras férricas en el año 2015; se reciclaron cerca de 111.000 toneladas de baterías de plomo ácido de automoción en el año 2015; se reciclaron más de 276.458 toneladas de envases metálicos en 2014; se recogieron más de 209.000 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en el año 2013; se han dado de baja más de 689.760 vehículos en 2015; se reutilizaron y reciclaron más de 228.000 toneladas de neumáticos fuera de uso en año 2014, y se reciclaron más de 267.700 toneladas de chatarras de aluminio en 2013.

Tenemos datos curiosos que invitan al optimismo y a seguir defendiendo la necesidad de apostar por este sector:

  • El 75% del acero producido en España procede de materiales reciclados.
  • El 80% del cobre extraído de las minas a lo largo de la historia está todavía en uso, habiéndose reciclado una y otra vez.
  • El 100% del plomo utilizado en nuestro país procede de material reciclado.
  • Se recogen anualmente aproximadamente unas 100.000 toneladas de residuos textiles, lo que equivale en peso a 1.000 millones de camisetas de manga corta.

¿En qué provincias hay más actividad por parte de los socios de la federación? ¿Por qué?

La mayor presencia y actividad de los asociados de FER coincide con las zonas de España en las que hay más actividad industrial: País Vasco, Cataluña, Madrid o Comunidad Valenciana. 

El sector industrial es el principal proveedor de materiales a recuperar por parte de nuestros asociados y esa es la razón principal. En el siguiente mapa se puede ver la presencia de los asociados de FER y cómo se reparte por nuestra geografía:

¿Creéis que las nuevas tecnologías favorecen al sector del reciclaje y recuperación? ¿En qué modo?

Sí, por supuesto. Sería impensable llegar a las tasas actuales de reciclaje sin el avance tecnológico que ha experimentado tanto la maquinaria como las herramientas que le dan soporte. El modo en el que favorecen al sector es cuando cumplen dos características esenciales: que se adapten a unas necesidades cada vez más especializadas y que sean muy eficientes. Cuando hablamos de maquinaria o equipamiento estamos hablando de grandes inversiones. Por eso, es crucial las ayudas y, sobre todo, financiación a la hora de adquirir nueva maquinaria debido a la situación de crisis que atravesamos.

Este es un sector muy profesionalizado, compuesto por personas cada día más cualificadas y con un componente tecnológico cada vez más presente y esencial. Actualmente, España no tiene nada que envidiar a ningún país europeo en materia de recuperación y reciclaje. Si echamos treinta o cuarenta años la vista hacia atrás, es cuando nos damos cuenta del paso de gigante que ha dado el sector. Prácticamente hemos partido de la nada en casi todos los materiales recuperables y las cifras actuales de reciclaje nos acercan a los países que encabezan las estadísticas en Europa.

En cuanto al Día Mundial del Reciclaje que se celebra el próximo 17 de Mayo, ¿Qué oportunidades le reporta a FER este evento?

El Día Mundial del Reciclaje supone la oportunidad de dar a conocer a la sociedad la labor de los recicladores y los beneficios sociales y medioambientales que supone el hecho mismo de reciclar.

¿Qué estrategias lleváis a cabo para concienciar a las empresas sobre la importancia de respetar el entorno? 

Principalmente, nuestras estrategias se centran en acciones divulgativas, como la elaboración de forma periódica de guías, carteles y trípticos que sirven para informar tanto a nuestros asociados como a sus proveedores o clientes de diversos aspectos relacionados con el reciclaje.

Sin olvidar el manual especializado sobre el empleo del polvo de caucho en mezclas asfálticas, elaborado por FER en colaboración con un grupo de expertos que desarrollan su labor profesional en sectores íntimamente ligados con este producto y que se ha convertido en la obra de referencia para todo el sector. 

En los últimos meses se ha realizado el cartel “¡Cuidado! Que no te la cuelen” sobre materiales en los que existe riesgo de tener un origen ilícito, con la colaboración esencial de la Guardia Civil. El objetivo ha sido facilitar a las empresas del sector de la recuperación y el reciclaje la toma de medidas para evitar la adquisición involuntaria de un material que haya sido sustraído y permitirles ejercer su actividad con más seguridad.

Además, realizamos jornadas por toda España y actualmente estamos centrándonos en la formación, creando cursos específicos del sector como los de RAEE, gestión de residuos, traslados y códigos LER.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de