Ecologistas en Acción ha considerado un "grave error" adelantar la hora de cierre de Metro y cree que es un "nuevo ataque" al transporte público madrileño que incrementará el uso del automóvil y perjudicará la movilidad "sostenible y segura" de todos los madrileños.

Para Ecologistas en Acción, que recuerda que hace un mes se subieron las tarifas del transporte público, las consecuencias de esta medida serán, principalmente, que se incrementará el uso del coche pues "muchas personas optarán por utilizar el automóvil ante la imposibilidad de utilizar el Metro".

Además, ha añadido que este uso incrementado de la circulación de automóviles, en horas además vinculadas principalmente a actividades de ocio, provocará un incremento de la siniestralidad vial y del resto de impactos socioambientales que provoca el automóvil.

Por otro lado, la organización ecologista ha señalado que al reducirse el servicio de Metro se producirá una disuasión en el uso del transporte público y "muchas personas verán mermadas sus posibilidades de movilidad".

"Que la decisión se justifique en que el servicio se podrá ver compensado por la línea de los autobuses nocturnos que solo dan servicio de jueves a domingo, implica a su vez que las personas que quieran o tengan que desplazarse en transporte público verán gravemente impedida su movilidad de lunes a jueves", ha añadido.

Para Ecologistas en Acción, esta medida es "otra consecuencia más de la nefasta política de transportes seguida durante años por la Comunidad de Madrid", una política basada en "el incentivo en el uso del automóvil y la construcción de costosísimas infraestructuras como el Metro Sur o los Metros Ligeros "en corredores en los que no estaba justificado y en los que habría resultado más barato y eficaz implementar plataformas reservadas de autobuses".

Así, para la organización ecologista la solución al modelo de transporte de la Comunidad de Madrid pasa por una reforma "profunda" del modelo de transportes actual, basada en las dos premisas básicas de cualquier política de movilidad sostenible: "incentivo del transporte público y de los modos no motorizados, y disuasión del automóvil".

"Perjudicar exclusivamente al transporte público, como se hizo en su día con la subida astronómica de las tarifas y como se hace ahora perjudicando el servicio ofertado, es seguir apostando por un modelo de movilidad obsoleto y con graves perjuicios económicos, sociales y ambientales", ha señalado.

Desde Ecologistas en Acción proponen la aplicación de medidas fiscales "que graven la utilización del automóvil e inviertan estos recursos en potenciar y mejorar el sistema del transporte público y de los modos no motorizados".

Ecologistas ha criticado que el uso del automóvil ha sido durante décadas subvencionado con dinero público y "con un coste mínimo o nulo para sus usuarios", por lo que es el "momento adecuado" de "revertir" esta situación gravando el uso del automóvil e impulsando el uso del transporte público.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de