Negocios de dos ruedas

La bicicleta ha pasado de ser solo un vehículo de ocio a un medio de transporte alternativo en ciudades como Barcelona, Sevilla, Madrid o Vitoria. Un fenómeno en el que aficionados y ajenos al ciclismo han encontrado una oportunidad de negocio, incluso durante la crisis. Desde 2013, el número de tiendas de alquiler, venta y reparación aumentó un 23%, según la Asociación de Marcas de Bicicletas (AMBE). Además, cafés, aparcamientos privados y artesanos de las dos ruedas han proliferado al abrigo de un sector que, en 2016, facturó 1.549 millones de euros, más que cualquier otro deporte. 

De vuelta a España después de trabajar en el Acelerador de Partículas en Suiza (CERN), Alejo Bastos, de 47 años, decidió reinventarse. En un minúsculo local de Chamberí, nació en 2009 Biobike, la primera tienda de bicicletas eléctricas de Madrid. “Había seis millones de potenciales clientes y nadie que vendiera el producto”, afirma. Bastos no se equivocaba en sus cálculos, solo entre 2014 y 2016, la venta de bicicletas de pedaleo asistido en España creció un 128% y supera las 40.000 unidades. 

Bruno Fernández, de 41 años, y su socio, Javier Reguero, también vieron en la opción eléctrica una oportunidad. Su empresa de ingeniería hacía aguas cuando, en 2012, desarrollaron Ebike75, un kit para transformar una bicicleta convencional en una motorizada. Entre 2013 y 2016, multiplicaron por cuatro su facturación -que asciende a 400.000 euros-, han contratado a dos empleados y varios colaboradores y planean mudarse de su actual sede en el distrito de Ciudad Lineal, al este de Madrid.

Sin contacto previo con el mundo del ciclismo, tanto Bastos como Fernández apostaron por las dos ruedas atraídos por un sector que no sólo no ha sufrido los efectos de la crisis, sino que se ha servido de ella para seguir creciendo. “La situación económica, la congestión del tráfico, la polución, el precio de los combustibles y la falta de ingresos familiares ha hecho que muchas personas hayan aprovechado para decidirse a utilizar la bicicleta como medio de transporte habitual”, señala Carlos Núñez, secretario general de AMBE. Más de la mitad de las personas que usan la bicicleta a diario para ir al trabajo se desplazaban antes en coche, según el último barómetro elaborado por la Red de Ciudades por la Bicicleta. 

Nuevas demandas

El desarrollo de la cultura de la bicicleta en zonas urbanas ha provocado la aparición de nuevos nichos de mercado que no han pasado desapercibidos para quienes buscaban emprender. Tiendas de alquiler, reparación, estacionamientos e incluso cafés temáticos han abierto sus puertas para satisfacer las necesidades de los nuevos ciclistas, en ciudades donde el negocio de la bici estaba aún por explotar. 

A esa conclusión llegó Carlos Amarillo, de 43 años y aficionado al ciclismo, antes de poner en marcha Rent a bike, en Sevilla. “Me di cuenta de que había una carencia. Existía un mayor uso de la bici en la ciudad, pero no había locales para alquilar una”, explica. Desde que abrió en 2006, Amarillo ha pasado de tener 20 bicicletas plegables a una flota de 250 vehículos, cinco empleados, tres locales y una tienda de venta. Un camino similar al de Michal Zasowski, de 40 años y propietario de Trixi Madrid, que en diez años se ha convertido en uno de los referentes del alquiler en la capital.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de