Aparcar el vehículo privado actualmente en las zonas reguladas de la ciudad, cuesta a los ciudadanos entre 0,50 y 2,10, dependiendo si la plaza se ocupa durante 20 minutos y hasta una hora, periodo de tiempo máximo permitido en las plazas señalizadas con la franja verde.

La exención de los pagos de los parquímetros no será la única ventaja que, afirmó Gallardón, tenga los conductores de vehículos eléctricos. Las políticas fiscales también beneficiarán a los eléctricos. El alcalde garantizó que habrá una bonificación del 75% en el impuesto sobre vehículos eléctricos durante toda su vida útil. Un incentivo similar al que se aplica en Barcelona. La idea es, argumentó el alcalde, que el impuesto de cada vehículo se determine de acuerdo con su nivel de contaminación.

Puntos de recarga

Pero la puesta en circulación de vehículos eléctricos no llegará sola. Las infraestructuras de recarga acompañarán a los conductores sostenibles, y la ciudad contará “en el plazo de 18 meses”, con 280 puntos de recarga callejeros  para vehículos eléctricos: 140 en superficie y 140 subterráneos. El presupuesto considerado para este proyecto es de 1,4 millones de euros.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de