Además,según los datos del estudio La generación de empleo en el transporte colectivo en el marco de una movilidad sostenible, elaborado por ISTAS, se conseguiría reducir el consumo energético en un 13% en el sector del transporte
En el acto de presentación han intervenido Llorenç Serrano, secretario confederal de Medio Ambiente de CCOO, y Manel Ferri, responsable del Departamento Confederal de Movilidad de CCOO y director del estudio.

Se trata de la primera radiografía que se realiza en España sobre movilidad sostenible, empleo y consumo energético. “Para alcanzar estos 450.000 empleos, sería necesario que las Administraciones públicas den un golpe de timón y apliquen políticas públicas favorables a la movilidad sostenible a través de un conjunto de nuevos instrumentos de gestión y planificación de la movilidad que incluyen medidas fiscales, de financiación de la ecomovilidad, de información o de gestión del territorio, entre otras”, ha señalado Serrano. 

El modelo español de movilidad se sustenta en una gran dependencia del vehículo privado motorizado. Las políticas públicas han contribuido a consolidar este modelo impulsando la consideración del transporte como un factor de desarrollo que ha ido aparejado a un crecimiento económico basado en la creación de infraestructuras y obra pública y en el apoyo al sector del automóvil por su capacidad de creación de empleo y su importancia en la consolidación de tejido industrial auxiliar, muy presente en algunos de los principales polos económicos españoles. Se trata de un modelo caro desde el punto de vista energético -la importación de petróleo y derivados supone dos tercios del déficit comercial español, según datos del propio Gobierno- y con graves impactos: contribuye al calentamiento global; contaminación atmosférica con graves daños para la salud; despilfarro, dependencia del exterior, siniestralidad, atascos y pérdidas de horas laborales, entre otros. Debe reorientarse nuestro modelo de movilidad cotidiana hacia el transporte público y colectivo.                
           
CCOO  propone entre otras medidas para fomentar la ecomovilidad, desarrollar una planificación y diseño urbanístico favorable a la movilidad sostenible, un cambio en los modelos tarifarios del transporte público. Y aseguran que dentro de la ciudad la prioridad debe ser la gestión y la pacificación del tráfico y no la construcción de túneles, atajos o aumentos de capacidad en viario para coches. La misma pacificación llevará al crecimiento de los modos sostenible no motorizados, en bicicleta y a pie.

Por último, invitan a la Administración a que apruebe un marco normativo básico que regule la movilidad, y que entre otros aspectos, establezca una nueva ley de financiación del transporte público.
 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de