En el marco del proyecto E-COSMOS (European Commuters for Sustainable Mobility Strategies) se ha realizado un estudio comparativo de los problemas de movilidad de los trabajadores en Bélgica, Alemania, Italia y España y se ha llegado a un diagnóstico claro: los problemas no son tan diferentes en cada país y estamos ante un problema de dimensión europea.

En Italia se desplazan al trabajo en coche privado el 83% de los trabajadores, en España el 63%, en Alemania el 65% y en Bélgica el 68%. El uso del transporte público en estos cuatro países se sitúa entre el 13% de España y Bélgica y el 11% de Italia. España destaca en positivo porque un 18,5% se desplaza a pie al trabajo, frente al 8% de Alemania y al 2% de Bélgica, pero su uso de la bicicleta es muy inferior. En Bélgica un 12% se desplaza en bici al trabajo, el 10% lo hace en Alemania y en España sólo el 1,5% utiliza la bicicleta para desplazarse al trabajo. El uso de un coche compartido (carpooling) destinado al desplazamiento colectivo de varios empleados es inexistente en los cuatro países.

La mayoría d  trabajadores europeos, pues, opta por el coche para ir a trabajar, un modelo que tiene graves consecuencias. En Europa mueren al año unos 350.000 personas (16.000) en España por causas atribuibles a la contaminación atmosférica generada por el transporte rodado. La contaminación en las ciudades tiene además otros efectos sobre la salud, sobre todo los ligados a las vías respiratorias y alergias. El uso del coche genera desigualdades sociales y devalúa la competitividad de nuestra economía. El transporte consume alrededor del 43% de la energía primaria en los países industrializados. En España, la dependencia energética supera el 80%.

“Para atajar esta situación es imprescindible que se apruebe una directiva europea de movilidad sostenible que sirva de marco de referencia regulatorio para los Estados miembros. Para desplazarnos con rapidez, calidad y seguridad al trabajo no necesitamos más vehículos privados en nuestras calles y carreteras sino alternativas sostenibles de movilidad”, ha declarado en la rueda de prensa Llorenç Serrano, secretario confederal de Medio Ambiente de CCOO.

Serrano ha pedido a los partidos políticos que concurren a las elecciones del 20 de noviembre que incorporen en sus programas la movilidad sostenible y las recomendaciones del proyecto E-Cosmos. “La movilidad sostenible no sólo es beneficiosa para el medio ambiente y la salud, sino que también genera puestos de trabajo. Con las políticas adecuadas, la movilidad sostenible podría generar hasta 450.000 empleos en 2020 y España podría ahorrar hasta un 13% de su factura energética”.

Aparte de la aprobación de una directiva europea de movilidad, los sindicatos europeos participantes en la iniciativa E-Cosmos recomiendan a los Gobiernos que adopten una fiscalidad favorable a la movilidad sostenible, la planificación y ordenación del territorio y la gestión de la movilidad, entre otras medidas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de