La Consejería de Economía y Empleo, por medio del Ente Regional de la Energía de Castilla y León, en colaboración con la Dirección General de Industria e Innovación Tecnológica, ha elaborado las directrices para el desarrollo del vehículo eléctrico en Castilla y León, que se recogen en la guía.

La guía del vehículo eléctrico se elabora con el fin de impulsar y difundir la penetración de este tipo de vehículos en la Comunidad.

Si bien el desarrollo del vehículo eléctrico empieza a ser una constante desde el aspecto de su tecnología, la aceptación por parte de los ciudadanos o la adaptabilidad a las ciudades, es necesario establecer unas orientaciones sobre el desarrollo y el estado actual en el que se encuentra esta alternativa al vehículo de combustible convencional.

La elaboración de esta guía fue posible gracias a la participación de los 21 municipios que concentran más del 52 % de la población de Castilla y León, que suponen el 57 % de la actividad económica y que cuentan con el 46 % de los vehículos a motor de la Comunidad autónoma.

Los 21 municipios participantes son: Aguilar de Campoo, Almazán, Arévalo, Ávila, Béjar, Benavente, Burgos, Ciudad Rodrigo, Espinar, Laguna de Duero, León, Medina del Campo, Miranda de Ebro, Palencia, Ponferrada, Salamanca, San Andrés de Rabanedo, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora.

Estas ciudades serán el núcleo principal para la creación de una red de municipios por la movilidad eléctrica en Castilla y León, uno de los nuevos retos a partir de las conclusiones que ofrece la guía, que permitirá compartir los avances y experiencias.

El principal objetivo de la guía es ser referencia para informar, formar y difundir a los ciudadanos y empresas todo lo relacionado con la movilidad en vehículo eléctrico, mostrando no sólo una panorámica de los últimos hitos en el sector, sino también la normativa aplicable, especificaciones técnicas y los últimos desarrollos disponibles.

Incluye una descripción de la tecnología de vehículos y puntos de recarga, recomendaciones técnicas para el desarrollo y gestión de puntos de recarga, los trámites administrativos necesarios para la implantación de puntos de recarga, una recopilación de la normativa y otros documentos y asuntos de interés que recogen la actualidad de este sistema de movilidad sostenible.

La guía incluye la experiencia de Castilla y León en este ámbito, mediante el desarrollo de iniciativas destacadas promovidas por la Administración regional:

Proyecto piloto para la implantación de 40 puntos de recarga en los ayuntamientos de Palencia y Valladolid, que han registrado casi 300 conexiones (desde que comenzó la puesta en operación del sistema en mayo de 2012). La dotación de puntos de recarga en edificios de la propia Junta de Castilla y León. Se instalarán en 60 edificios públicos (consejerías, delegaciones territoriales, universidades, hospitales, etc.) que permitirán la incorporación de estos vehículos a su parque móvil. Hasta la fecha hay 6 instalados y 5 más previstos a corto plazo. El segundo objetivo de la guía es el diagnóstico de los 21 municipios participantes, en cuanto a las posibilidades que ofrecen para implantar la movilidad eléctrica.

Estos diagnósticos se han realizado a partir de la recopilación de flotas municipales, encuestas a ciudadanos y a empresas o propuestas de ubicación de puntos de recarga. Cada diagnóstico se entrega a cada ayuntamiento para que sean tomados como referencia a la hora de desarrollar políticas de movilidad eléctrica.

La guía contribuye, además, a resolver las dudas que aún tienen los ciudadanos, las empresas y las propias administraciones públicas, en cuanto a su implantación.

El transporte y el consumo energético

En las últimas décadas, el sector del transporte ha supuesto un elemento de gran desarrollo, siendo un importante sector dinamizador de las economías que, en el caso de Castilla y León, contribuye con más de un 6 % al valor añadido.

En el modelo actual de transporte, el transporte por carretera es el que tiene una mayor participación, con más del 90%, siendo el principal protagonista el vehículo turismo.

Las consecuencias de este modelo de transporte tienen importantes consecuencias:

Un gasto energético muy considerable, supone el 36,72 % de la energía final consumida. Las mejoras tecnológicas de los vehículos hacen que consuman un 20 % menos de combustible que hace dos décadas, aunque el gasto energético va en aumento. Una importante dependencia energética del exterior, casi el 99 % de la energía consumida se suministra con derivados del petróleo (gasolinas y gasóleos). Importante crecimiento de las emisiones contaminantes y su efecto invernadero, aproximadamente el 39 % de los gases contaminantes que se emiten a la atmósfera en las ciudades provienen del tráfico de personas y mercancías. Eficiencia energética y vehículos eléctricos en Castilla y León

La Comunidad cuenta con aproximadamente 1.800.000 vehículos, de los que casi el 73 % son turismos, que además tienen una edad media elevada, por lo que son menos eficientes energéticamente y por tanto tienen un elevado potencial de mejora energética.

El número de desplazamientos que se produce diariamente, por motivos de trabajo principalmente, se sitúa por encima de los 12.500.000, lo que ocasiona un gasto energético diario de más de 750.000 litros de combustible, que traducido a emisiones de CO2 son aproximadamente 1.500 toneladas de CO2 diarias. Muchos de estos desplazamientos (más del 75 %) se hacen en trayectos de menos de 50 kilómetros, ideales para los vehículos eléctricos.

Por ello, la Junta de Castilla y León apoya el uso del vehículo eléctrico diseñando instrumentos de planificación fundamentales, como la Estrategia Regional del Vehículo Eléctrico 2011-2015 y las acciones del Plan de Ahorro y Eficiencia Energética de Castilla y León.

La estrategia regional pretende:

Desarrollar una de red regional de infraestructuras de recarga, con 300 puntos de recarga en vía pública; 600 puntos en aparcamientos de uso público y 3.000 en domicilios particulares.  Coordinar la adaptación legislativa al entorno urbano para la correcta implementación de las infraestructuras de recarga. Impulsar actividades económicas estratégicas en torno al vehículo eléctrico. Mejorar el medio ambiente y promover la diversificación de fuentes energéticas. Involucrar a los 21 municipios con mayor número de habitantes de la Comunidad, para iniciar la constitución de una futura red de municipios. Además, el total de ayudas de la Junta de Castilla y León para la renovación del parque de vehículos (por eléctricos e híbridos y de otros combustibles) en estos 4 años se resumen en 443 unidades, con una inversión de 13.759.551 euros.

En Castilla y León, en este último año, se han concedido ayudas a 145 vehículos eléctricos, incluyéndose los vehículos subvencionados por el IDAE, y adquiridos la mayor parte por pymes y empresas, siguiendo la adquisición por parte de administraciones públicas locales.

Todas estas medidas suponen un ahorro energético de 5.192,6 toneladas equivalentes de petróleo al año.

El diagnóstico en Soria

Soria cuenta con una zona de tráfico restringido en el casco histórico y ha sido uno de los primeros municipios de España en realizar un Plan de Seguridad Vial Urbana. El municipio cuenta con un parque de 28.822 vehículos, de los cuales 19.781 son turismos. En cuanto a la movilidad al trabajo, hay que destacar que más del 50 % de los empleados que se desplazan en vehículo privado al lugar de trabajo tardan menos de 10 minutos en sus recorridos. Estos desplazamientos son ideales para ser realizados con vehículo eléctrico.

El Ayuntamiento de Soria ha participado en varios proyectos europeos de movilidad, como el HYCHAIN referente a vehículos eléctricos impulsados mediante sistemas híbridos de hidrógeno por pila de combustible con 15 vehículos en pruebas entre 2006 y 2011.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de