El despliegue de la infraestructura de carga del vehículo eléctrico en Euskadi ha avanzado un paso significativo con la instalación del primer punto de carga rápida entregado por Nissan a IBIL en una estación de servicio del Grupo Repsol. Este sistema permitirá recargar en apenas 30 minutos hasta el 80% de la batería de un vehículo eléctrico, como es el caso del Nissan LEAF.

El consejero ha afirmado que la puesta en marcha de esta infraestructura de carga rápida es un punto de inflexión en el despliegue del vehículo eléctrico en Euskadi, ya que permitirá reducir los tiempos de carga, lo que aumenta de facto la autonomía y flexibilidad de estos vehículos, lo que facilitará aún más su implantación.

Este nuevo punto de recarga es el primero de una serie de instalaciones de carga rápida que se desplegarán a futuro en estaciones de servicio de Repsol de toda España en el marco del acuerdo alcanzado entre ésta empresa, Nissan e IBIL. Además gracias a este acuerdo, los usuarios de Nissan LEAF podrán realizar recargas gratis durante un año en los terminales de carga rápida de la red de IBIL.

IBIL ha adelantado en dos años las previsiones de implantación de los sistemas de carga rápida, instalaciones inicialmente previstas para el año 2014.

Nissan está implementando sus planes para la creación de una red europea de carga rápida para vehículos eléctricos, entregando 400 equipos de carga rápida. El objetivo es que estos nuevos puntos, situados estratégicamente, impulsen las redes existentes y ofrezcan a los clientes de vehículos eléctricos mayor autonomía y flexibilidad.

IBIL, gestor de carga del vehículo eléctrico participado al 50% por Repsol y el Gobierno Vasco a través del Ente Vasco de la Energía, ya opera en toda España y es el primer gestor de carga que apuesta por la carga rápida con cobertura nacional. De esta forma, y en el marco del acuerdo señalado, a lo largo de este año Nissan facilitará nuevos cargadores que serán integrados en la red de IBIL y puestos en operación en condiciones de máxima seguridad y calidad para el cliente. Todos ellos estarán telegestionados desde el centro de control de IBIL situado en la Torre BEC de Barakaldo.

La carga rápida reduce los tiempos de recarga a unos 30 minutos frente a las varias horas de la carga normal nocturna. Los equipos instalados tienen una potencia de 50 kW y realizan la recarga mediante el protocolo CHAdeMO, tecnología desarrollada en Japón cuyo nombre es, precisamente, un juego de palabras en lengua japonesa que hace referencia al tiempo que se tarda en tomar una taza de té. En efecto, ese el tiempo en el que el vehículo eléctrico estará listo y nuevamente recargado para continuar el viaje. Esta tecnología está admitida por numerosos fabricantes de coches eléctricos como Nissan.

Vehículo Eléctrico en Euskadi

El Gobierno Vasco ha establecido en su Estrategia Energética 3E2020 unos ambiciosos objetivos para introducir mayor eficiencia energética en el uso de la energía en el sector transporte para dicho año. Asimismo, pretende desvincular este sector de la hegemonía que en la actualidad ejerce el petróleo como fuente energética prácticamente única. Para ello, el vehículo eléctrico supone una sustancial mejora, ya que dispone de una tecnología mucho más eficiente desde un punto de vista energético y diversifica las fuentes de energía en el transporte. El objetivo es que para el año 2020 circulen en Euskadi entre 41.000 y 43.000 coches eléctricos y se disponga de una red de recarga que ronde los 13.000 puntos.

Toda esta infraestructura supone además una oportunidad para el tejido empresarial tecnológico vasco, ya que genera sinergias con las redes inteligentes, las tecnologías de almacenamiento y el sector de la automoción, de los que en Euskadi existen más de 400 empresas altamente especializadas para las que este desarrollo tecnológico supone nuevas oportunidades de mercado y crecimiento.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de