A pesar de que el movimiento de electrificación de los vehículos crece en popularidad, los vehículos eléctricos a batería (BEV) representaron el 3% de todas las ventas de vehículos y representaron solo el 0,5% de todos los vehículos que transitaron por las carreteras en 2019. La industria todavía está en pañales y el sector BEV requiere apoyo externo para ser competitivo.

Aunque la participación de mercado del sector es pequeña, Wood Mackenzie espera que la década de 2020 sea una década de crecimiento de los BEV.

El escenario base del informe de Wood Mackenzie muestra un aumento de la cuota de mercado global de BEV del 3% en 2019 al 14% para finales de la década. Dentro del mismo plazo, la proporción de híbridos completos aumentará del 4% al 9%, mientras que se espera que la penetración de los vehículos con motor de gasolina caiga del 79% al 66%.

“Esto tendrá un efecto dominó en muchas otras industrias. Según nuestras proyecciones, la demanda mundial de productos petrolíferos caerá en 1 millón de barriles al día solo por el impacto del crecimiento de BEV”.

“También esperamos que las baterías automotrices formen la mayor parte de la demanda mundial de metales para baterías, incluyendo litio (69%) y cobalto (46%). Se espera que la necesidad de infraestructura de carga cree nuevas industrias para instalar y mantener estaciones de carga”, dijo Ram Chandrasekaran, analista principal de Wood Mackenzie.

Vehículos eléctricos a batería

Si bien el enfoque de la década anterior fue el costo y el rango, la próxima década verá un énfasis en la densidad de energía y la capacidad de carga.

“Con uno de los paquetes de baterías más avanzados en la industria automotriz, el paquete Tesla Model 3 tiene una densidad de energía de 160Wh / kg. El paquete de 75kWh pesa aproximadamente 480 kg, lo que representa aproximadamente una cuarta parte del peso del vehículo”.

“Un aumento en la densidad de energía reduce el peso de la batería y, por lo tanto, del vehículo. Esto reduce el tamaño total del paquete necesario para alcanzar el rango objetivo, lo que a su vez reduce aún más el peso de la batería. Este efecto en espiral es exclusivo de los BEV”, agregó Chandrasekaran.

Según Wood Mackenzie, se prevé que la densidad de energía de las baterías de ion-litio aumente entre un 25 y un 35% dependiendo de la química específica utilizada durante la próxima década.

Esto es antes de tener en cuenta las tecnologías de próxima generación, como las baterías de estado sólido y de litio-azufre. El aumento en la eficiencia del vehículo a partir de estos cambios, combinado con la disminución proyectada en los costos del paquete, conducirá a una marcada disminución en el precio BEV en el punto de venta.

Capacidad de carga

“La mayoría de los cargadores rápidos de carga directa (DC) funcionan a una velocidad de 50kW. Si bien esto es significativamente más rápido que los cargadores domésticos (2,5kW), es importante recordar que una estación de servicio estándar transfiere energía a una velocidad de 20.000kW”.

La tecnología de carga rápida disponible en la actualidad puede proporcionar aproximadamente 65 kilómetros de alcance en 10 minutos. Esto mitiga el miedo a quedarse tirado lejos de casa durante un viaje diario. Sin embargo, aún no resuelve el problema de hacer viajes más largos, ya que incluso 325 kilómetros de autonomía requieren entre 30 y 40 minutos.

“Una tasa de carga efectiva de 300kW puede proporcionar 2esos 325 km. de alcance en 10 minutos para un automóvil medio. Una red sólida de cargadores con esta capacidad a lo largo de las carreteras principales mitigaría los temores de no poder hacer un viaje largo”, dijo Chandrasekaran.

Una combinación de densidad de energía significativamente mejorada y una red de estaciones públicas de carga rápida de alta capacidad tiene el potencial de catapultar la adopción de BEV del 14% al 30-40% proyectado, dice Wood Mackenzie.

Aunque aún está en pañales, es probable que la tecnología de carga dinámica de vehículos eléctricos (DEVC) desempeñe un papel hacia finales de la próxima década.

Esta tecnología supone un cambio de juego

“A diferencia de la carga estacionaria, un sistema dinámico puede cargar el automóvil mientras se mueve a altas velocidades, lo que anula la ansiedad de rango. Esta tecnología supone un cambio de juego. Alentará a los fabricantes a fabricar, y a los clientes a comprar vehículos con paquetes de baterías mucho más pequeños. Esto desencadenará un efecto de bola de nieve en el costo, el peso y el alcance”.

“De hecho, un avance en la tecnología DEVC tiene el potencial de impulsar la penetración del mercado BEV al 70-80%. Sin embargo, hay un largo camino por recorrer antes de que la tecnología pueda considerarse comercialmente viable y escalable”, dijo Chandrasekaran.

Con una participación del 3% del mercado automotriz actual, los compradores actuales de BEV son principalmente innovadores y primeros usuarios. “Como grupo, son mucho más indulgentes con las deficiencias y desventajas de una tecnología. Lo ven por lo que puede ser, en lugar de lo que es”, explica Chandrasekaran.

“Para lograr una alta penetración en el mercado, los BEV deben atraer a las masas. Para lograr ese estado básico, los BEV deberán ser baratos, confiables y, lo más importante, convenientes de cargar. Sin un caso sólido para conducir a las personas hacia los BEV, la adopción a gran escala puede que nunca llegue a buen término”, concluye Chandrasekaran.

Fuente: José A. Roca / El Periódico de la Energía,

Artículo de referencia: https://elperiodicodelaenergia.com/la-cuota-mundial-de-vehiculos-electricos-a-bateria-pasara-del-3-al-14-en-esta-decada/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de