Así lo ha avanzado durante la inauguración de la Jornada sobre “Vehículos Eléctricos e Híbridos en Extremadura” promovida por el Gobierno regional y la Agencia Extremeña de la Energía.

Según ha explicado el director general, estas subvenciones se enmarcan en el Marco de Colaboración con el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) para desarrollo del Plan de Acción 2008-2012 (PAE4+) de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España.

En esta línea, en 2011 fueron aprobadas 42 concesiones de subvención por importe total de 121.777,79 euros, con una ayuda promedio de 2.899 euros y una inversión total auxiliable de 863.456,05 euros.

Dentro del apoyo de la Administración regional a este sector, Juan José Cardesa ha destacado también la puesta en marcha este año de un proyecto piloto para la instalación de 15 puntos de recarga en cada una de las capitales de provincia, Badajoz y Cáceres, y en la capital autonómica, Mérida.

Según los datos que ha ofrecido, en toda España el año pasado se vendieron 375 vehículos eléctricos -la mayor parte a empresas y Administraciones- y 10.342 híbridos. En Extremadura en 2011 sólo se adquirieron 65 vehículos híbridos y ninguno eléctrico. “Nos queda, por tanto, camino por delante que recorrer”, ha insistido Juan Cardesa.

Estrategia regional del vehículo eléctrico

Para el director general esta jornada debe servir de punto de partida para sentar las bases de lo que ha de ser una “Estrategia Regional del Vehículo Eléctrico en Extremadura” “que contemple la enorme relevancia que tendrá la incorporación del Vehículo Eléctrico en nuestra realidad socioeconómica y cuya justificación está demostrada”.

Juan José Cardesa ha señalado que el motor eléctrico es una tecnología “energéticamente más eficiente que el motor de combustión interna” y ayuda a reducir “la dependencia energética del exterior favoreciendo el consumo de energías autóctonas y renovables”. Al tiempo que reduce las emisiones contaminantes.

Para el director general a esto se suma “un componente social importante”, como es el abaratamiento de costes para las familias, teniendo en cuenta que el vehículo eléctrico tiene un gasto por “consumo combustible” de entre 2 y 4 € cada100 kilómetros, frente a los actuales 9-10 € del vehículo de combustión interna.

A su juicio, en ese camino habrá que abordar tres problemas esenciales: las limitaciones de autonomía del vehículo eléctrico; el esfuerzo inversor necesario para el desarrollo de infraestructuras de recarga; y la integración en red del vehículo eléctrico a gran escala.

“Sobre estos tres ejes de actuación, sustentados por un marco normativo que suprima las barreras legales, han de pivotar las bases de esa Estrategia Regional del Vehículo Eléctrico en Extremadura que desde el Gobierno de Extremadura consideramos necesaria y que sólo podrá acometerse desde la colaboración público-privada”, ha señalado el director general.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de