El epicentro cercano a la fosa de Kermadec, se encuentra donde la placa del Pacífico comienza su descenso hacia el manto bajo el borde oriental de la placa australiana. En dichas coordenadas la placa del Pacífico está convergiendo con Australia en una dirección hacia el oeste a una velocidad aproximada de 61 mm / año.

Los análisis preliminares y la profundidad sugieren la ruptura de una falla normal dentro de la litosfera oceánica superficial de la placa del Pacífico. El seísmo ocurrió en una región oceánica con pocas poblaciones cercanas, a unos 550 km al sur de Tonga, y a 650 km al norte de Nueva Zelanda.

El Centro de Alertas del Pacífico, por su parte, extendió ese mismo día el aviso de tsunami a Tonga y a las islas Kermadec. Tras un periodo estimado de dos horas tras el seísmo las autoridades neozelandesas han cancelado la alerta de tsunamis. Desde el Centro de Alertas del Pacífico se considera que no existe amenaza de Tsunami para las zonas costeras en el Pacífico.

En los últimos 38 años se han contabilizado cerca de 50 seísmos de una magnitud mayor a 6,5 grados en la escala Richter, y cuatro más que superaban los 7, 5. En 1976, a 150 km al oeste-noroeste del lugar donde se ha producido ayer, se registraron en la misma fecha dos seísmos de 7,8 y 8,2. Dos años después, a casi 200 km al suroeste se produjo un terremoto de 7,8, otra prueba de esta alta actividad sísmica fue el terremoto de 8,3 registrado en 1986, a unos 130 km al noroeste de la fosa de Kermadec. Por suerte ninguno de estos fenómenos sísmicos produjo daños ni victimas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de