Aumento en el tráfico ilegal de tigres

En plena Cumbre sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora salvajes (CITES) que se está celebrando en Johannesburgo, WWF y TRAFFIC publican un informe que indica que el tráfico ilegal de tigres a través de Asia no ha disminuido. Según indican las organizaciones, los datos demuestran que se han confiscado partes equivalentes a un mínimo de 1.755 tigres entre 2000 y 2015, lo que representa un promedio de más de dos animales por semana.

El informe “Reducido a piel y huesos” de WWF y TRAFFIC se publica en pleno debate sobre el comercio ilegal del tigre durante la reunión mundial más importante sobre el comercio de vida salvaje que se celebra hasta el 5 de octubre en Sudáfrica. En este estudio se señala que desde el año 2000 se han registrado 801 decomisos de tigres y productos de tigres en Asia.

Con tan solo 3.900 tigres en su hábitat natural, es evidente que el aumento de animales decomisados proviene de operaciones de centros de cría en cautividad. El informe revela que al menos un 30% de los tigres que fueron decomisados entre 2012 y 2015 fueron criados en cautividad, y se piensa que este aumento está directamente relacionado con el aumento de los criaderos de tigres.

Mientras que el mayor número de incautaciones en general ha sido comunicado por India, hay pruebas de que los traficantes siguen explotando una ruta comercial previamente identificada, que se extiende de Tailandia a Vietnam atravesando Laos – tres países donde el número de centros de cría de tigres ha aumentado.

"Este análisis proporciona una clara evidencia de que el comercio ilegal de tigres, sus partes y productos, persiste y es una grave preocupación para la conservación. A pesar de reiterados compromisos del gobierno de cerrar los centros de cría de tigres en Asia, estas instalaciones están floreciendo y son un factor creciente que impulsa el comercio ilegal", manifestó Steven Broad, Director Ejecutivo de TRAFFIC.

Esta semana se reúnen representantes de más de 180 países en la 17ª Conferencia de las Partes (COP17) de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Salvajes (CITES) y las organizaciones demandarán que los países con centros de cría de tigres – entre ellos China, Vietnam, Tailandia y Laos – se comprometan a proporcionar un calendario claro para la eliminación progresiva y el cierre definitivo de estas instalaciones.

La semana pasada, Laos anunció que discutirá la forma de eliminar progresivamente sus centros de cría de tigres después de que el país fue señalado por CITES por su falta de regulación y control del comercio de vida silvestre. Tailandia también ha tomado medidas importantes contra el infame Templo del Tigre y se comprometió a investigar todas las instalaciones de cría de tigres.

"Las redes criminales están traficando cada vez más con tigres criados en cautividad por toda Asia, socavando los esfuerzos de aplicación de la ley e impulsando la demanda. Los países del área de distribución del tigre deben cerrar rápidamente sus criaderos, de lo contrario, el futuro los tigres salvajes se verán reducidos a piel y huesos", expresó Ginette Hemley, Jefe de la Delegación de WWF en CITES. "Laos y Tailandia han anunciado medidas en la dirección correcta, pero deben actuar ahora y otros países deben seguir rápidamente el mismo camino: cerrar todos los criaderos de tigres".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de