La organización internacional de conservación marina está trabajando, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, por cuarto año en la zona, donde ha hallado especies amenazadas y otras que hasta ahora no se habían encontrado en aguas españolas.

Oceana Ranger

Por medio del catamarán de investigación Oceana Ranger y la lancha de muestreo Oceana Explorer,  esta organización  ha llevado a cabo más de 50 inmersiones en este entorno para estudiar el ecosistema marino que se extiende entre Mazagón y Rota. Para ello ha contado con submarinistas, un robot submarino (ROV), dragas e instrumentos de medición de temperatura, salinidad, profundidad, etc.

Los resultados de estos trabajos están arrojando datos interesantísimos sobre los fondos y las especies que ahí habitan. Se han encontrado grandes colonias de coral anaranjado (Astroides calycularis), la única especie de coral protegida por la ley española y considerada amenazada por lo limitado de su distribución alrededor del estrecho de Gibraltar, tanto en el Mediterráneo como en el Atlántico.

También se ha hallado el coral bonete (Cladopsammia rolandi), una especie muy poco conocida y que se creía endémica del Mediterráneo, y que hasta ahora no había sido encontrada en aguas españolas.

Llaman también la atención los grandes “bosques” de corales árbol (Dendrophyllia ramea) que generan grandes comunidades que se extienden por varias hectáreas, y de diferentes gorgonias (Leptogorgia sarmentosa, Eunicella verrucosa, E. gazella, E. labiata), o los fondos de ascidias, que incluyen a Ectinascidia turbinata, una especie cuyas características químicas son motivo de estudio médico para el tratamiento de distintos tipos de cáncer.

El golfo de Cádiz también se ha mostrado como un magnífico lugar para encontrar especies como los burritos listados (Parapristipoma octolineatum), y de ley (Plectorhinchus mediterraneus), o el sargo africano (Diplodus bellotii).

LIFE+ INDEMARES

Los recientes análisis sobre áreas protegidas oceánicas realizados tanto internacionalmente como en la Unión Europea han venido a ahondar en esta gran deficiencia y han exigido a gobiernos como el español la creación de más y nuevas reservas marinas.

El Gobierno de España, a través de la Fundación Biodiversidad, coordina el proyecto LIFE+ INDEMARES para dar respuesta a esta problemática mediante la identificación de espacios de valor para la Red Natura 2000. El proyecto INDEMARES tiene un enfoque participativo e integra el trabajo de instituciones de referencia en el ámbito de la gestión, la investigación y la conservación del medio marino.

Las actuaciones previstas en el marco del proyecto se desarrollan entre el 1 de enero de 2009 y el 31 de diciembre de 2013. Cuenta con un presupuesto de 15,4 millones de euros, cofinanciado por la Comisión Europea en un 50%.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de