Es un ejercicio realizado en los países de la Unión Europea a todas las centrales con el fin de verificar el grado de resistencia de las instalaciones nucleares tras el accidente de Fukushima (Japón).

Los análisis de las pruebas de resistencia, también llamadas de estrés, muestran las condiciones de seguridad en las que operan las centrales nucleares españolas, la solidez de sus diseños y sus márgenes de seguridad. Estas conclusiones son el resultado de los análisis del comportamiento de las instalaciones frente a los sucesos y escenarios definidos para estas pruebas para el conjunto de centrales de la UE, que son:

  • Terremotos.
  • Inundaciones.
  • Pérdida de alimentación eléctrica.
  • Pérdida de sumidero final de calor.
  • Gestión de accidentes severos.

Para cada uno de estos sucesos o escenarios se ha analizado la capacidad de las instalaciones para su control y respuesta, cumpliéndose las funciones de seguridad. Las conclusiones de los análisis para el conjunto de las centrales nucleares españolas son las siguientes:

  • Las centrales nucleares están sólidamente preparadas para hacer frente a los sucesos postulados en sus bases de diseño, siendo éstas adecuadas y conservadoras.
  • Las centrales nucleares disponen de márgenes para afrontar los sucesos analizados en escenarios más extremos que los de sus bases de diseño.
  • En el análisis de detalle, las centrales han identificado posibles mejoras cuya implantación podría aumentar los márgenes de seguridad existentes para situaciones extremas.

Estos resultados avanzados de forma preliminar por los titulares, cumpliendo el calendario propuesto en la UE para las centrales nucleares europeas, serán completados en el informe final que se está preparando y que será la base para la evaluación final por el CSN y la posterior puesta en común de los resultados en el marco de la Unión Europea.

Una de las propuestas más significativas para hacer frente a los accidentes severos es la creación de un centro de apoyo común para todas las centrales, que dispondrá de medios humanos y materiales con capacidad de intervención en cualquiera de las centrales en un plazo máximo de 24 horas.

La obtención de los resultados satisfactorios en este ejercicio, llevado a cabo para demostrar la resistencia de las centrales españolas para afrontar situaciones extremas, ha sido posible gracias a:

  • El acierto en la selección y caracterización de los emplazamientos donde se construyeron las centrales nucleares que se basaron en unas bases de diseño que siguen siendo plenamente válidas.
  • La  evaluación y mejora continuada de la seguridad que se realiza en las centrales nucleares desde el origen de los proyectos, que ha implicado sucesivas y significativas mejoras en equipamientos, procedimientos y gestión de la seguridad en nuestras instalaciones.
  • La disponibilidad y profesionalidad de un equipo de trabajo que sin escatimar esfuerzos y recursos ha realizado estos análisis con rigor y diligencia.

Ecologistas en Acción, en contra

Para Ecologistas en Acción, la evaluación preliminar del CSN de los resultados de las pruebas de resistencia de las centrales nucleares españolas no arroja sorpresas y peca una vez más de falta de exigencia, como ya lo hicieron las pruebas en sí mismas. Entre estas no se contemplan acciones humanas externas como iniciadoras del accidente y se ignora la acción de varios sucesos simultáneos. En el informe el CSN reclama la instalación de algunos sistemas nuevos para evitar el venteo de sustancias radiactivas.

Estas pruebas ya eran limitadas en sí mismas puesto que se ha excluido la evaluación de los accidentes provocados por acciones humanas externas como el choque de una aeronave contra los edificios de la central, sean auxiliares o de los reactores, o de un atentado terrorista.

Se toman por separado la resistencia a ciertos sucesos, cuando no sería de extrañar que algunos de ellos concurrieran a la vez. Por ejemplo, que un terremoto llevara aparejada la interrupción de la alimentación exterior de la central y que ocasionara daños en la alimentación eléctrica de emergencia.

Para Ecologistas en Acción, se trata de unas pruebas incompletas e insatisfactorias llevadas con una bajo novel de exigencia. No se puede decir que las centrales nucleares españolas estén preparadas para reaccionar bien ante sucesos similares a los acaecidos en Fukushima.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de