Atendiendo a la última información recibida por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la situación en Fukushima Daiichi a las 12:48 hora española es la siguiente:

  • En la unidad 1 (460 MWe) se está inyectando agua de mar borada en la vasija del reactor. El núcleo permanece descubierto. A partir de las mediciones radiológicas realizadas en la zona, no se deduciría la existencia de un fallo en la contención. Sin embargo, no se dispone de información actualizada sobre la piscina de combustible ni de la integridad estructural del recinto de contención.
  • En la unidad 2 (784 MWe), se sigue intentando inyectar agua en la vasija del reactor aunque el núcleo sigue parcialmente descubierto. El recinto de contención parece estar dañado, tras la explosión de ayer, aunque la presión en su interior se ha incrementado ligeramente.
  • En la unidad 3 (784 MWe) se está inyectando agua de mar borada en la vasija del reactor. Se han medido tasas de dosis muy elevadas (400 mSv/h) junto a una de las paredes del edificio del reactor. Estos valores podrían estar relacionados con la situación en la que se encuentra el núcleo del reactor, que está descubierto, con su recinto de contención o con el estado de la piscina de combustible tras la deflagración sufrida.
  • En la unidad 4 (784 MWe) se declaró un nuevo incendio en el edificio del reactor la pasada madrugada. Asimismo, tras el primer incendio y posterior explosión ocurrida, se han detectado importantes daños en uno de los muros del edificio del reactor.

    Esta unidad, en el momento del tsunami, se encontraba en parada por recarga desde el mes de noviembre 2010 y ya se había descargado todo el combustible desde el reactor a la piscina.

    Las tasas de dosis medidas junto al edificio del reactor son de 100 mSv/h.

  • La unidad 5 (784 MWe) está en parada por recarga desde el mes de enero y el combustible se encuentra en el reactor. Se ha observado que el nivel de agua en su interior ha descendido unos 40 cm aunque se mantiene en los parámetros de seguridad establecidos. Sin embargo, se está preparando la maniobra para introducir agua en su interior si fuera necesario.

La temperatura del agua de la piscina de combustible se mantiene estable en valores normales.

  • La unidad 6 (1.100 MWe) se encuentra en parada por recarga desde agosto de 2010 y el combustible está en el reactor. La temperatura del agua de la piscina de combustible se mantiene estable en valores normales.

Las autoridades japonesas han informado de la preocupación sobre el estado de las piscinas de combustible en las unidades 3 y 4. El ministro de Defensa japonés, Toshimi Kitazawa, ha anunciado que varios helicópteros de las Fuerzas Especiales de Defensa verterán agua sobre la Unidad 3. Los funcionarios también se están preparando para echar agua sobre la Unidad 4 desde tierra, y posiblemente sobre la Unidad 3.

Según informa la OTAN mediante una nota, las fuerzas militares japonesas y estadounidenses están intentando arrojar agua borada sobre la piscina de combustible de una de las unidades.

En cuanto a la situación radiológica en los límites de la central, las mediciones en la entrada han ido aumentando de forma apreciable a lo largo de la noche, llegando hasta los 6,4 mSv/h, aunque según el último dato disponible, han descendido hasta los 3,4 mSv/h.

Se han detectado niveles de radiación superiores a los normales en algunos municipios próximos a la central, que varían dependiendo de la distancia y de las condiciones meteorológicas.

En la ciudad de Tokio, el día 15 se llegó a medir un nivel de radiación de 0,14 microSv/h y actualmente, los valores que se registran son los normales (0,045 microSv/h). Según las últimas informaciones meteorológicas recibidas el viento, en Fukushima, se dirige hacia el océano Pacífico y eso explicaría estas variaciones.

Respecto a la central de Hamaoka, el terremoto de  un terremoto de 6,1 grados en la escala Richter con epicentro a 100 kilómetros de la central que se ha producido, no ha producido daños en ninguna de las unidades de la planta.
La unidad 4 de Fukushima Daini (así como las otras tres unidades del mismo emplazamiento), la central de Onagawa y la de Tokai están ya en condiciones de parada fría.

En el resto de las centrales nucleares no se ha comunicado ninguna novedad destacable.

La preocupación nuclear en nuestro país

En España, la presidenta del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) solicitó ayer al Congreso de los Diputados comparecer ante la Comisión competente, para informar sobre la situación de la seguridad en las centrales nucleares de Japón, tras el seísmo y el posterior tsunami sucedidos el viernes 11 de marzo.

En el ejercicio de sus competencias, el Consejo de Seguridad Nuclear mantiene un seguimiento continuo de la situación y evolución de la seguridad de las centrales nucleares de dicho país, tras el terremoto del pasado viernes.

El objetivo de esta comparecencia es informar al Parlamento del seguimiento efectuado por el CSN de las plantas afectadas, realizado en coordinación con la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA) e informar sobre la seguridad de las centrales nucleares españolas.

Declaraciones de Jose Luis Rodríguez Zapatero

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha adelantado hoy en el Congreso que el Gobierno pedirá informes sobre la seguridad de las centrales nucleares en España cumpliendo la recomendación que hizo ayer la Comisión Europea a todos los países miembros. "Se trata reforzar la convicción y las condiciones de la seguridad con informes aún mucho más exigentes de los que habitualmente se han venido desarrollando", ha explicado el presidente. Los informes serán realizados por el CSN y la primera de las centrales examinadas será la de Cofrentes. El CSN revisará los riesgos sísmicos y de inundaciones en las centrales.

El presidente ha señalado, en rueda de prensa posterior a la comparecencia en la sesión de control al Gobierno, que los acontecimientos en la central de Fukushima tras el terremoto del pasado viernes 11 "deben servir como experiencia; debemos extraer conclusiones, pero conclusiones medidas, conclusiones científicamente avaladas. Y eso es lo que debe sostener las decisiones políticas al respecto sobre la seguridad en las centrales nucleares".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de