Así lo ha asegurado la responsable de Medio Ambiente del Ejecutivo castellano manchego tras una visita la semana pasada al Parque Nacional, junto al alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, la alcaldesa de Villarrubia de los Ojos, Encarnación Medina, y el director del parque, Carlos Ruíz, para conocer de primera mano la situación en la que se encuentra este singular paraje natural “de incalculable valor”.

Soriano ha comprobado la gran cantidad de superficie estacada que a día de hoy tienen Las Tablas de Daimiel, frente al crítico momento que se vivió hace dos años y, en este sentido, ha recordado que ello se debe fundamentalmente a la elevada pluviometría de los últimos años.

En relación con los vertidos de aguas residuales de los que se ha alertado en las últimas semanas, la titular de Agricultura del Gobierno de Castilla-La Mancha ha apuntado que esta situación mejorará en breve cuando entre en funcionamiento la depuradora de Villarrubia de los Ojos, tal y como ha explicado el director del Parque Nacional. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de