El Consejo de Gobierno ha declarado Zona Especial de Conservación (ZEC) las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, en las provincias de Granada y Málaga, con una superficie de 40.657 hectáreas que coincide con la del actual parque natural. La decisión eleva a 141 el número de espacios andaluces que cuentan con esta figura europea de protección, cuyo objetivo es el mantenimiento y la recuperación de hábitats y especies de la flora y fauna.

 El reconocimiento de un enclave o territorio como ZEC conlleva su inclusión en la red europea Natura 2000, donde se integran los hábitats que se consideran  de mayor valor ecológico a escala continental. Por tanto, otorga un plus de reconocimiento tanto a los espacios que incorpora como a la gestión pública de los mismos. 

 Andalucía tiene un peso muy destacado en esta red, ya que cuenta con una de las mayores extensiones de territorio protegido de la Unión Europea y la mayor de España: casi 2,7 millones de hectáreas, el 30% del territorio andaluz. 

En el ámbito internacional, la región tiene reconocidas por la Unesco nueve de las 22 Reservas de Biosfera españolas, a lo que suma la consideración de Doñana como Patrimonio de la Humanidad. 

 Junto con la declaración de ZEC, el Consejo ha aprobado también la nueva planificación del parque natural. El plan de ordenación de recursos, de vigencia indefinida y con evaluación cada seis años, establece las normas para compatibilizar la preservación de los valores ecológicos con los usos y aprovechamientos, a través de un régimen de autorizaciones y limitaciones, e incorpora las exigencias específicas derivadas de la inclusión del espacio en la Red Natura 2000.  Por su parte, el plan rector de uso y gestión recoge las disposiciones orientadas a la conservación de la diversidad biológica y geológica, el fomento de los aprovechamientos sostenibles y del ecoturismo, el uso público, la educación ambiental y la participación ciudadana. Las medidas de conservación prestan especial atención a los manantiales travertínicos y a las especies amenazadas de la flora y de la fauna, como el cangrejo de río, los murciélagos o las aves rapaces.

 El Parque Natural Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, declarado en 1999 y con una superficie de aproximada de 40.657 hectáreas, constituye un macizo montañoso que forma barrera geográfica entre las provincias de Málaga y Granada, y entre las cuencas hidrográficas del Guadalquivir y Mediterránea Andaluza. 

 La actividad económica de la zona se circunscribe principalmente al aprovechamiento ganadero de pastizales en el término de Zafarraya, al uso cinegético en la vertiente granadina y a la extracción de rocas industriales (calizas, mármoles y áridos) en la serranía de Nerja. 

 De gran valor paisajístico, el espacio se configura como el fondo escénico de las comarca de la Axarquía y de las tierras de Alhama de Granada. Incluye enclaves como las cuevas de Nerja y de la Fájara, el nacimiento del río Verde, la Mesa del Fornes, los Pliegues del Pico de la Maroma o el Monumento Natural ‘Los Tajos del Alcázar’. La práctica totalidad de sus montes está cubierta de pinares y encinares, con presencia de numerosas especies vegetales exclusivas y una variada representación faunística de reptiles, anfibios, rapaces y mamíferos.

 El número de taxones de flora presentes en el núcleo central de Almijara-Tejeda alcanza los 1.200, lo que supone una representación del 29% de la flora de Andalucía oriental. Entre la diversidad vegetal del parque sobresalen especies como el tejo, el arto y el boj. 

 Igualmente variada es la fauna, con predominio de animales adaptados a ambientes montañosos como el águila real, el águila perdicera, el buitre leonado y los quirópteros (murciélagos). Entre las especies endémicas más características figuran el sapo partero bético, el tritón pigmeo y el cangrejo de río, mientras que en el grupo de los reptiles destaca la presencia la presencia del eslizón ibérico, la víbora hocicuda y el galápago leproso



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de