El protocolo lo firmarán la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Begoña Sanzberro Iturriria, y el secretario de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la República Argentina, Juan José Mussi. El texto del protocolo ha sido pactado por los representantes de las entidades firmantes, Mónica Gabay, coordinadora nacional del Programa Nacional de Bosques Modelo de la República Argentina, y Andrés Eciolaza, director general de Medio Ambiente y Agua del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra es líder en España en gestión forestal. Un 60% de los bosques de la Comunidad Foral están ordenados, es decir, cuentan con planes de gestión sostenible, y casi el 50% están certificados mediante el sello PEFC. El objetivo del Gobierno de Navarra es exportar este conocimiento a Argentina para ponerlo en práctica en las regiones del norte del país, que es donde más madera se moviliza.

Gracias a este protocolo, los técnicos forestales del Gobierno de Navarra tutelarán la puesta en marcha de acciones de gestión forestal en Argentina. Las actividades derivadas del protocolo también implicarán al sector forestal navarro, representado por Foresna (propietarios de madera) y Ademan (empresas del sector) que explorarán vías de colaboración con este país.

El texto acordado contempla sendos apartados referidos al cambio climático y a las energías renovables. En relación con estos ámbitos de actuación, el protocolo prevé la promoción de proyectos de reducción y captura de emisiones de gases de efecto invernadero en Argentina, con la participación de empresas argentinas y navarras, y el intercambio de información en el marco de los programas vigentes en Argentina sobre dendroenergía (procedente de la leña y el carbón vegetal), eficiencia energética, explotación sostenible y prevención de desastres naturales relacionados con el cambio climático.

El protocolo tiene un ámbito temporal indefinido, salvo por denuncia de una de las partes, y prevé las formas de colaboración entre los firmantes, a través de intercambios de información y de profesionales, y el compromiso de elaboración de programas de trabajo conjuntos que contemplarán, en su caso, las actividades a realizar, el modo operativo, los objetivos, la responsabilidad de las partes y la financiación.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de