Tras más de diez años de cooperación entre comarcas rurales europeas ha nacido Calidad Rural, la marca común de territorios rurales que cumplen unos principios de calidad social, ambiental y económica en los productos y servicios que ofrecen.

Las empresas privadas, instituciones públicas y colectivos sociales que integran este sello de calidad trabajan, cooperan y participan en el desarrollo del medio rural de forma justa, sostenible, solidaria y ambientalmente responsable.

La marca Calidad Rural se presentó en Bruselas en el Comité de las Regiones a finales de 2007 y allí fue respaldada por instituciones comunitarias, nacionales y regionales.

Se trata de una nueva marca de calidad creada por la Asociación de la Marca de Calidad Territorial Europea y que nació ante la necesidad de estos territorios rurales de conseguir masa crítica suficiente para poder competir en el mercado global y llegar así más fácilmente a los consumidores.

La marca Calidad Rural abarca una amplia selección de sectores del medio rural, desde la agroalimentación, el turismo, la artesanía y la industria, hasta la cultura o el patrimonio, entre otros.

El logotipo común que ilustra la autenticidad y la calidad de cada comarca, producto y servicio de Calidad Rural se basa en la tierra, interpretada como el nexo de unión de todos los territorios que la marca pretende aglutinar. De forma gráfica, se representa con las curvas de nivel que definen los territorios en los mapas topográficos. Dado que estas curvas son un lenguaje universal, se han convertido en el código idóneo para representar las comarcas y su idiosincrasia.

En cuanto al color, se han elegido los colores de la tierra: ocres, azules y verdes, las tonalidades típicas del medio rural. Además, el cuadro que engloba el dibujo, simboliza la propia marca Calidad Rural. Es el medio donde todos los territorios se unen y dialogan, donde convergen hacia un objetivo común. De hecho, Calidad Rural es el proyecto colectivo y unificador de distintas instituciones relacionadas íntimamente con el concepto de territorio.

La calidad como emblema

Los principios fundamentales de este sello son el compromiso de sus integrantes por impulsar las costumbres, los productos, los paisajes, la cultura y el patrimonio de sus territorios. Además, de forma integradora, la marca Calidad Rural defiende la identidad de cada uno de sus territorios rurales y los promueve de manera global.

Con este sello de calidad europeo, cada uno de los productos y servicios de las comarcas rurales que conforman Calidad Rural se revalorizan y se hacen más competitivos al disponer de las herramientas necesarias para llevar a cabo una gestión empresarial responsable.

Las comarcas rurales cuentan con un Comité de Gestión y Control territorial propio y de forma complementaria existe otro de la marca Calidad Rural en Europa que aseguran el cumplimiento de los parámetros establecidos. La marca Calidad Rural es exclusiva, temporal y revocable.

La condición para formar parte de Calidad Rural es que el producto o servicio prestado cumpla los elevados parámetros de control de calidad que garantizan el compromiso social y medioambiental en su producción. Estos parámetros de control se agrupan en tres categorías: calidad económica, calidad social y calidad ambiental.

Para certificar la calidad económica se evalúa el uso de recursos locales, la gestión empresarial y el marketing responsable; la innovación o la implicación en el desarrollo local, entre otros. Para la calidad ambiental, se analiza el ahorro de agua, energía y materias primas, la gestión de residuos, la compra responsable, la integración en el entorno o el desarrollo sostenible. Mientras que para la calidad social, se estudia la igualdad de oportunidades, la formación, la participación y la competencia leal, entre otros.

Así, cada comarca que posee la etiqueta de Calidad Rural garantiza que sus productos y servicios son económicamente viables y rentables, socialmente responsables y respetuosos con el medio ambiente, asegurando así el consumo responsable y ético.

La marca Calidad Rural la integran 19 zonas territoriales de cuatro países europeos: España (11), Grecia (5), Italia (2) y Francia (1). Las once comarcas españolas que integran esta etiqueta son: Garrotxa Líder, El Condado de Jaén, Poniente Granadino, Valle del Ese-Entrecabos, Valles del Ulla y Umia, Las Merindades, Comarca de Talavera, Sierra de San Vicente y La Jara, Comarca de Ocaña, Comarca Dulcinea y Serranía del Turia.

Calidad Rural cuenta ya con 1.300 empresas, engloba a 613 municipios europeos y afecta a una población de 1.034.948 habitantes.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de