Más de 60 personas han muerto y más de un centenar de casas han quedado destruidas como consecuencia del terremoto de 6.3 grados en la escala de Richter que sacudió ayer el sur de Kirguistán, según informó hoy el Ministerio de Emergencias.

El seísmo, de 6,3 grados según el Centro de Vigilancia Geológica de Estados Unidas, se sintió a última hora de la tarde de ayer en Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán, la zona más densamente poblada de Asia Central.

Los servicios de salvamento han informado de que hay “más de 60 muertos”, según declaró el portavoz del Ministerio, Abdusamat Payazov, desde el centro regional de Osh. Otras 50 personas resultaron heridas y al menos 128 casas han quedado destruidos en Nura, un aldea montañosa situada en la frontera con China, añadió. “Algunos están gravemente heridos”, precisó.

El Ministerio y el Ejército han enviado más equipos de rescate y médicos a la aldea, cuya población apenas llega a los mil habitantes. El presidente del país, Kurmanbek Bakiyev, podría visitar Nura mañana, según el Gobierno. La Embajada rusa en Kirguistán ha anunciado el envío de ayuda humanitaria.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de