Las garras del negocio de Copec (Angelini) y Ultramar (Von Appen) penetran en plena Patagonia con la venía de la Presidencia de la República, graves consecuencias sociales y ambientales asoman movidas por el interés de particulares sobre el colectivo.

Consultada Ana Stipicic, coordinadora del movimiento Alerta Isla Riesco, señaló que “en febrero de este año se denunció posible contaminación de aguas, enviamos el informe a todas las autoridades ambientales y sectoriales. Esta agua está siendo moto bombeada del rajo minero y está siendo descargada en el río Chorrillos, sin previo tratamiento pero hasta el día de hoy no tenemos respuesta”.

A lo anterior se suma “una acción en Tribunales de Santiago, que data del 2012, demandando a la ministra de Medio Ambiente y al Intendente de Punta Arenas, como autoridades que dieron el vamos al proyecto Mina Invierno. La demanda está vigente, pero ha sido frenada mediante recursos dilatorios del Consejo de Defensa del Estado, por lo que todavía no se ha discutido el fondo de la misma, es decir, la necesidad de cancelar la aprobación ambiental y realizar un nuevo estudio de impacto ambiental para el proyecto Mina invierno”, señaló Stipicic.

El proyecto Isla Riesco contempla la explotación de otros cuatro yacimientos: Adela, Río Eduardo, Elena y Oeste. Y sólo tomando en cuenta Mina Invierno, este se convierte en el más grande de Latinoamérica con una inversión de 180 millones de dólares.

Actualmente Mina Invierno está llevando un 30% del carbón a las termoeléctricas del Norte del país y el resto lo está vendiendo a China y está en conversaciones con otros países, lo que para Stipicic es “el argumento que utilizó en su momento la minera de ser la solución a nuestra crisis de combustible y disminuir nuestra importaciones de carbón. Energía de Magallanes para Chile era un argumento falaz, ya que el carbón irá donde sea un buen negocio, eso sí alimentando las termoeléctricas en donde Copec y Ultramar están asociados con AES Gener”.

Trascendió que involucrado en el millonario negocio estaría también el Presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien mantiene 785.609 acciones de Copec (familia Angelini). Se espera que entre prontamente a este oscuro negocio el grupo Antofagasta Minerals ligado a la familia Luksic, en un proyecto que se ha sondeado cercano a los 500 millones de toneladas.

DAÑOS AMBIENTALES

Con la entrada en funcionamiento de Isla Riesco, Chile queda renqueado como el segundo país per cápita en emisiones de CO2. Los llamados e informes del IPCC y otros respecto de que el calentamiento global es la principal amenaza que tenemos como humanidad y que justamente el carbón como combustible fósil lidera la lista de responsables, parecen ser ignorados.

Al ser Mina Invierno un proyecto minero de tajo abierto, la polución por polvillo de carbón en suspensión en el aire terminará afectando suelos y cursos de agua, por tanto contaminando con mercurio el hábitat de numerosas especies. Los informes de la empresa omiten la existencia de vientos que van por sobre los 100 km. Como también la presencia del Huemul, animal en peligro de extinción y que es símbolo patrio.

Otros animales amenazados son el petrel grande, lobos marinos común y fino, cuatro tipos de delfines entre ellos el chileno (endémico), cetáceos como la orca y la ballena jorobada y pingüinos que tienen una gran colonia en la Isla.

A lo anterior se suma la existencia de una colonia de cóndores en el cerro Palomares, único lugar de nidificación cercano al mar existe en Chile.

El presidente de Comité Nacional Pro Defensa de la Fauna y Flora (Codeff), Bernardo Zentilli, sostuvo que la destrucción de hábitat “evidentemente que va a tener un impacto negativo sobre la fauna silvestre”. Afirmó que muchos animales morirán por la afectación de sus ecosistemas y por la llegada de enfermedades y por la incorporación de otras especies especialmente perros.

Finalmente para Stipicic, las consecuencias ambientales del proyecto pueden analizarse en tres dimensiones: “Impactos locales en Isla Riesco-Magallanes, impactos nacionales termoeléctricas-norte del país, e impactos globales, huella ambiental de Chile y aumento de las emisiones de CO2 en el mundo”, contradiciendo el protocolo de Kioto.

“Sabemos que las normas ambientales son muy básicas en Chile y que más encima ninguna de estas leyes y normativas han sido pensadas para ecosistemas tan complejos y frágiles como los de la Patagonia, especialmente una isla”, puntualizó.

PRÁCTICAS ANTISINDICALES Y COMPLICIDAD DEL GOBIERNO

El proyecto Angelin-Von Appen, junto con los daños ambientales, ha traído problemas a los 800 trabajadores que se han trasladado hasta Isla Riesco para llevar adelante las faenas de apertura de la mina.

A la fecha van cinco paros. Estos tuvieron que ver con mejoras salariales, bonos de productividad que permita participar de las utilidades de la empresa y mejoras en la seguridad del sector minas, en voz del presidente del sindicato empresa, Miguel Bravo.

El dirigente señaló que “no se está cumpliendo con las medidas de seguridad, el ancho de los caminos no es el adecuado, existen derrumbes y con suerte pasan los camiones. Las condiciones climáticas hacen muy peligrosas las condiciones de trabajo incumpliéndose el decreto 132 que nos rige para este tipo de trabajos”.

Los trabajadores acusan a la empresa de burlar la legislación, dividiendo la razón social en múltiples RUT para atomizar la organización sindical. “Esta es sólo una empresa, pero que utiliza el “multiRUT” para atomizar a los trabajadores”, aseguró el dirigente.

La huelga más larga fue de 22 días. Los trabajadores, para hacerse oír, viajaron en comisión más de 3.000 km, desde Santiago a Punta Arenas, para denunciar a la empresa, apoyados por la Confederación de Trabajadores del Cobre, pues a juicio de ellos existe una colusión entre el Gobierno y la empresa para frenar las demandas laborales.

Junto con las acciones que tiene Sebastián Piñera en Copec, por medio de un fidecomiso ciego, también posee intereses en la empresa Andrés Chadwick, ministro del Interior.

Miguel Santana, dirigente de la CTC, aseguró que “hay registros fotográficos y en video en los cuales los trabajadores acreditan que Carabineros pernoctaba en las dependencias de la empresa, comían y funcionaban como guardias privados. Además, la misma radio patrulla funcionó para trasladar a empleados que la Inspección del Trabajo constató que estaban realizando contratos ilegales. Es decir, funcionaron como Radio Taxi de la empresa”.

RECUADRO

ÚLTIMA HORA, PROYECTO ISLA RIESCO ES SANCIONADO

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) ha formulado cargos contra el “Proyecto Mina Invierno”. Entre los incumplimientos ambientales de la empresa se constató que las piscinas para tratar las aguas no cumplían con su objetivo de abatir los sólidos suspendidos los que luego eran vertidos al agua en el estrecho. Junto a ello la minera no presentó los resultados de los monitoreos, así como el informe consolidado del Plan de Vigilancia Ambiental para recursos hídricos, alerta temprana de agua y arrastre de material. A ello se agrega que fue descubierto un acopio de carbón ilegal. Para finalizar no se actualizó el estado del proyecto que figuraba “en construcción”, cuando éste ya se encontraba operando.

Por lo anterior, la empresa propiedad de Copec/ Ultramar arriesga multas entre mil Unidades Tributarias Anuales (UTM) por los cargos leves y hasta cinco mil unidades por los más graves. El fallo final podría incluso decretar la clausura o incluso la revocación de su RCA (Resolución de calificación ambiental) por los graves incumplimientos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de