El Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico presentó el pasado jueves su plan para recuperar el Mar Menor, al que considera uno de los tramos más amenazados, y de forma más inminente, del litoral español.

El documento, llamado Plan para la Protección del Borde Litoral del Mar Menor, señala a cuatro grandes causas como las culpables del deterioro de las aguas y costas de la zona, delimitada desde el puerto de Pilar de la Horadada, en Alicante, hasta el Cabo de Palos, en Cartagena.

Mar Menor

El documento identifica 30 áreas de intervención y 77 actuaciones concretas, cuyas competencias se reparten entre las diversas administraciones, para recuperar la laguna murciana. Entre las medidas contempladas, se incluyen demoliciones en el dominio público marítimo-terrestre, retirada de fangos y eliminación de regadíos que no cuenten con autorización.

El Plan está en manos de la Comunidad Autónoma de Murcia, así como a los ayuntamientos y resto de administraciones concernidas, de las que dependen varias de las medidas propuestas en el documento. Aunque se trata de un proyecto integral de actuación, en ningún caso se contempla redefinir las competencias que la Ley ya prevé para cada nivel administrativo.

La comunidad científica y las ONG también recibirán el Plan del Gobierno, que queda así abierto, durante un periodo de dos meses, a sugerencias y comentarios.

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, señala que “el Estado ejecutará las medidas que son de su competencia y seguirá cooperando con el resto de administraciones y entidades para conseguir restaurar este espacio tan valioso”.

El Ministerio parte de la premisa de que los problemas del Mar Menor ya están identificados, y se resumen en estas cuatro causas: vertidos de la cuenca minera, vertidos de la actividad agraria, aprovechamientos de diversa índole en su entorno y la propia estabilidad del litoral.

Acuífero cuaternario y dominio público

La protección del acuífero Cuaternario, del que proceden nitratos que contaminan el Mar Menor, y la definición del dominio público marítimo-terrestre son las dos competencias sobre las que el Ministerio actuará directamente.

En este sentido, la Dirección General de la Costa y el Mar acometerá el proyecto de revisar y delimitar las lindes del dominio público, localizar usos ilegítimos de estos terrenos y, llegado el caso, rescatarlos. De hecho, el documento recién presentado identifica algunas zonas en las que existen ocupaciones del dominio público “y sobre las que se actuará para su recuperación”, indica el Ministerio.

Sólo una vez identificadas y eliminadas las vías de vertidos se acometerán los planes de recuperación. El argumento que manejan desde el Ministerio es que no tendría sentido realizar los segundos mientras siguieran llegando compuestos contaminantes.

Fuente: ÁNGEL DÍAZ / EL MUNDO,

Artículo de referencia: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2020/06/25/5ef4ac9d21efa066678b45d5.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de