El ministro del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, acompañó a los jóvenes en esta iniciativa y destacó el desprendimiento de quienes dejaron de lado un día de descanso para limpiar esta parte del litoral en beneficio de otros peruanos.
 
El titular del Ambiente, agregó que estas campañas sirven no sólo para lograr mejorar las condiciones de las playas, sino que generan conciencia sobre lo que significa el arrojo de residuos en espacios públicos.  “Lo importante en la gestión ambiental es el voluntariado. No se logra avanzar en los temas  ambientales si no hay solidaridad y este se da a través del voluntariado”, indicó.
 
Por dos horas, los voluntarios recogieron de entre las piedras restos de papel, plástico, madera y botellas. Esta iniciativa se replicó en playas de Lima como Agua Dulce de Chorrillos; así como otras ubicadas en Huacho, Chancay, Ventanilla, Lurín, Ancash, Tacna, Moquegua, La Libertad, Lambayeque e Ica. Allí, además se promovió el valor de los ecosistemas marino-costeros y de la adopción de  medidas preventivas  ante los efectos de la radiación solar. 
En la jornada de limpieza participó el viceministro de Gestión Ambiental, Mariano Castro, así como la Directora de Educación, Cultura y Ciudadanía Ambiental del MINAM, Sonia González, el Gerente de Protección al Medio Ambiente de la municipalidad de La Punta, Juan Malpartida y Eliseo Kim, pastor de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial.
 

No a la quema de muñecos en Año nuevo

De otro lado, el ministro Manuel Pulgar-Vidal exhortó a la población a no quemar muñecos y llantas durante el fin de año. Explicó que la pólvora contiene azufre y al descomponerse produce dióxido de azufre y material particulado dañino para la salud. “La invocación es para que no quemen llantas ni muñecos porque es una mala práctica. Lima es una ciudad que tiene mucho polvo porque es un desierto y el material particulado está asociado a enfermedades respiratorias como el asma”, indicó.
 
 
 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de